El oficialismo confía en lograr el número para autorizar los allanamientos a Cristina

Para no correr riesgos con los votos, Julio Cobos se bajó de un viaje. El PJ se muestra dividido. La ex presidenta asistirá y pedirá la palabra.

Con apoyo de un PJ dividido, y de otros senadores de fuerzas provinciales y monobloques, Cambiemos confía tener los votos suficientes este miércoles en el Senado para autorizar a la Justicia a allanar los domicilios de Cristina Kirchner, imputada en el escándalo de “los cuadernos de la corrupción”.
La sesión está citada a las 14 y retomará el cuarto intermedio en que quedó el jueves pasado, cuando la decisión se postergó porque el juez Claudio Bonadio hizo llegar apenas minutos antes los fundamentos de su pedido de allanamiento. En esa sesión que había arrancado sin quórum los senadores del PJ que conduce Miguel Pichetto mostraron sus divisiones. Y varios no bajaron al recinto, situación que podría replicarse.
“Desde lo jurídico parece ser correcto habilitar los allanamientos, pero en lo político tenemos dudas, por el momento en que esto sucede y si Bonadio es el juez natural de la causa”, expresó a Clarín una senadora justicialista, que indicó que aún no definió su postura.
Planteos de esta índole fueron hechos en la bancada que lidera Pichetto. Ante la grieta se acordó dejar en “libertad de acción” a los integrantes. Pichetto votará a favor, lo mismo que Rodolfo Urtubey, Dalmacio Mera (titular de Asuntos Constitucionales, donde obtuvo despacho el proyecto), Guillermo Snopek, Carlos “Camau” Espínola y otros miembros del interbloque, como Alfredo Luenzo.

LEÉR MÁS  Por el Zonda suspendieron las clases en todo el Valle de Uco

En Cambiemos despejaban dudas este martes sobre el quórum. Aseguraban que tendrán número -también favorable para votar los allanamientos- pese a las ausencias de Esteban Bullrich (de vacaciones en Italia) y la fueguina Miriam Boyadjian, que tiene una cirugía programada. Dos senadores viajan temprano a Paraguay con la comitiva presidencial para participar de la asunción del nuevo presidente, pero aseguran que estarán de regreso a tiempo: el peronista Omar Perotti y el macrista Humberto Schiavoni. Para no correr riesgos en la sesión, Julio Cobos se bajó anoche de ese viaje. Para retomar la sesión no es necesario igualmente reunir quórum.
A la sesión del jueves pasado bajaron solamente 7 senadores del PJ. Las ausencias podrían volver a sentirse, antes que el voto en contra de los allanamientos a tres domicilios de la ex presidenta: el de Uruguay y Juncal -en el edificio donde Bonadio hizo allanar el lunes otros dos pisos-, uno en Río Gallegos y la residencia Los Sauces en El Calafate.
Se afirma que Cristina estará en el recinto y hablará para hacer su autodefensa política, negando las acusaciones con el argumento de la “persecución política” a la que dice estar siendo sometida.
En el temario figura luego el tratamiento del proyecto de extinción de dominio, con interrogantes sobre el desenlace porque no hay acuerdo entre las propuestas del PJ (el dictamen mayoritario) y la de Cambiemos.
La postura de Pichetto y otros senadores de su bloque es que “no se puede impedir la prosecución de la investigación” del juez, por eso se debe autorizar. Se trata de lo que señala la Ley de Fueros, de setiembre de 2000, que reglamentó la cuestión de los fueros que prescribe la Constitución. Los legisladores tienen inmunidad de arresto, y no pueden ser detenidos. Para eso deben ser desaforados, como pasó con Julio de Vido en Diputados. Y para allanar sus domicilios o interceptarles correspondencia se debe contar con autorización de la Cámara respectiva. Eso es lo que se votará este miércoles.
Pero todos en el PJ empezando por Pichetto, distinguen autorización para allanar, y quitar fueros. No están dispuestos a esto último si no hay condena “firme”, o sea confirmada por la Corte Suprema. Cristina en la causa de los cuadernos no está siquiera procesada. Un senador peronista admitía que esta “doctrina Pichetto” sobre los fueros se podría poner a prueba si Cristina queda más comprometida, y el Senado sufre presión creciente de la opinión pública. Allí está también el caso de Carlos Menem, condenado a siete años de cárcel por contrabando de armas, pero se mantiene en su banca que renovó en octubre pasado. No tiene sentencia “firme” de la Corte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here