Alejandro Bercovichpara diariobae

Mientras el Gobierno y los abogados de los fondos buitres afinan sus alegatos para la audiencia que tendrá lugar el miércoles en la Corte de Apelaciones de Nueva York por los u$s 1.300 millones que reclaman quienes no aceptaron los canjes de 2005 y 2010, el mundo desarrollado monitorea el que ya llaman ”el juicio del siglo” por las consecuencias negativas que podría tener para otras reestructuraciones de deuda soberana. En ese contexto, y si bien el desenlace aún es incierto, el gobierno de Francia evalúa presentarse voluntariamente como ”amicus curiae” (amigo del tribunal) para argumentar a favor de Argentina y contra la decisión de primera instancia del juez Thomas Griesa de ordenar el pago inmediato en efectivo con los fondos destinados a abonar a los acreedores que sí admitieron la quita. Así lo revelaron a BAE Negocios fuentes diplomáticas europeas.

La iniciativa francesa quedó plasmada en la última reunión del Club de París, en la capital gala, a fines del mes pasado. Allí los representantes del Tesoro avisaron a los demás países acreedores de la Argentina que su intención era enviar por escrito a la Corte de Apelaciones su propia posición como ”amicus” contra la petición de los buitres, como ya lo hicieron el Tesoro estadounidense y hasta la mismísima Anne Krueger, ex número dos del FMI.

Según las fuentes diplomáticas consultadas, el gobierno del socialista Fraçois Hollande avisó a los demás miembros del Club de París que tenía planeado hacer esa presentación y les pidió autorización para hacerlo mencionando que ocupa la presidencia del Club. Como la representación de Alemania se opuso, lo más probable es que lo haga sólo en nombre de su país.

LEÉR MÁS  Macri: "No pienso hipotecar el futuro de los argentinos para defender a nadie"

En el Ministerio de Economía definirán hoy si viaja a Nueva York para presenciar la audiencia el propio ministro Hernán Lorenzino o el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino. Si el fallo de la Cámara es adverso, los abogados del estudio que representa al país –Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton– no descartan apelar ante la Corte Suprema, aunque no está claro si la apelación será aceptada. En cualquier caso, en la City apuestan a que el de pasado mañana no será el último capítulo de la saga, y aseguran que una sentencia desfavorable recién se aplicaría en 2014.

El interés de Francia, Estados Unidos y otras potencias en obturar la posibilidad de un fallo favorable a los buitres no responde a un apoyo político al Gobierno sino a un reflejo defensivo de sus plazas financieras. Si la Corte de Apelaciones embarga los pagos a los acreedores que aceptaron la quita (el 93% del total) y deja a la Argentina en ”default técnico”, las futuras reestructuraciones de deudas soberanas podrían verse afectadas por la falta de confianza en sus resultados. Se generaría un incentivo a no aceptarlas, sentando el precedente de que conviene rechazarlas y acudir a las cortes.

LEÉR MÁS  El presidente pidió "terminar con los comportamientos mafiosos"

Los jueces que fallarán después de la audiencia del miércoles son los mismos que avalaron parcialmente el fallo de Griesa de marzo de 2012, al dar lugar a la interpretación de que la Argentina violó el ‘pari passu’ (tratamiento igualitario a los acreedores). Pero también son quienes rechazaron la fórmula de pago en efectivo y el embargo establecidos por el anciano magistrado en noviembre último.

Según la agencia estatal, la posición argentina se oirá de boca del abogado Johnatan Blackman, quien tendrá unos 15 minutos para hacer su alegato. Los acreedores que ingresaron al canje llevarán como figurita máxima a David Bois, ex defensor de Al Gore en la disputa por la presidencia en el 2000 contra George W. Bush, si bien deberían compartir los 15 minutos cedidos para los terceros afectados con otros actores, como el Bank of New York Mellon, el agente de pago.

Por su parte, los fondos buitres usarán sus 15 minutos a través del abogado conservador Ted Olson, quien defendió a Bush y obtuvo el visto bueno judicial que permitió al republicano llegar a la presidencia tras una definición en la Corte Suprema.

Tres jueces para decidir ”el fallo del siglo”

Dos mujeres y un hombre tienen bajo su responsabilidad la definición de lo que se bautizó en la comunidad financiera internacional como el fallo del siglo en deuda soberana.

Este juicio es paralelo a otro planteo formulado por el gobierno argentino, que pide revisar el fallo completo de la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York, efectuado en noviembre último por estos tres jueces, de manera que sea la totalidad de los trece jueces ”en banc” que integran el tribunal los que revisen dicha sentencia.

LEÉR MÁS  Cuadernos K: ofrecen hasta $2 millones de recompensa

Se trata de una iniciativa respaldada por el gobierno de Barack Obama con un pedido formal a la Corte de Apelaciones, que fue efectuada a fines del 2012, el mismo día que la Argentina presentó los argumentos para defenderse del caso contra los fondos buitre.

En la terna están Daniels Barrington Parker, un juez que ingresó a dicha corte en el 2001 nominado bajo la presidencia de George W. Bush. Nacido en Washington DC, se graduó de la universidad de Yale.

Entre sus casos notables, el juez Parker condenó a prisión al hijo del capo mafia legendario de Nueva York, muerto hace 11 años en la cárcel, John Gotti.

La segunda de la terna de los jueces es Reena Raggi, oriunda de Nueva Jersey y graduada en Harvard. En 2002, Bush hijo nombró a Raggi como miembro del Tribunal en cuestión.

La tercera banca es ocupada por Rosemary Pooler, una mujer neoyorkina egresada de la Universidad de Michigan Law School se convirtió en 1998 miembro de la Corte de Apelaciones, nominada por el ex presidente Bill Clinton.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here