En el proyecto de reforma tributaria que había presentado el gobierno nacional con el presidente Macri a la cabeza, se proponía una alícuota de 10% para el vino, la bebida nacional de la Argentina.

Sin embargo por una fuerte presión de los bodegueros y gobernadores de las provincias productoras, este gravamen no se apalicaría y sería la única concesión a la que está dispuesto el ministro Dujovne.

Aunque fuentes de Casa Rosada aseguraron que el impuesto al champagne seguiría en pie. Junto con los licores, gaseosas y jugos con azúcar, sidras entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here