Darío Ganniopra diariobae

El Gobierno dio a entender a importadores que los empezará a habilitar para que compren productos extranjeros a partir de la semana que viene, tras un trimestre en que esa mitad del comercio exterior estuvo casi paralizada. La promesa se la llevaron varios operadores por parte de funcionarios del Ejecutivo, que les pidieron paciencia y aseguraron que en los próximos días la liquidación de la cosecha de cereales daría más holgura a la balanza comercial. Los más preocupados son los empresarios que trabajan con empresas más chicas.

Durante los primeros tres meses del año quienes manejan la Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI) habilitaron muy pocas operaciones. Si bien antes la Secretaría de Comercio pedía exportar por la misma suma de dinero de lo que se importaba, el denominado ”uno a uno”, esa relación se potenció.

LEÉR MÁS  Condenaron a 5 años de prisión al ex intendente Sergio Salgado, pero no irá a la cárcel

Ahora, la exigencia para las firmas es que pueden importar si tienen en cuenta el diferencial de exportaciones del año anterior. Como las exportaciones mostraron una caída del 6,4% interanual entre agosto del año pasado y enero de 2013, el piso a superar del conjunto de la economía es alto y muchos importadores encuentran en este requerimiento una traba para operar.

Varios despachantes de aduana se mostraron preocupados por la situación. Según dijeron a BAE Negocios, el problema es que todos los operadores medianos y pequeños están bloqueados para poder comerciar, y que los únicos que pudieron importar estos meses son los ”grandes”.

Si bien las Licencias No Automáticas, que empezaron a aplicarse a principios de 2011, dejaron de existir, las DJAI mantienen ciertas regulaciones que impiden la entrada de productos.

LEÉR MÁS  Condenaron a 5 años de prisión al ex intendente Sergio Salgado, pero no irá a la cárcel

Una de las condiciones que piden estas normas y que más dificulta que los importadores trabajen como antes es el requisito de que ningún artículo exportado (para poder importar) tenga un precio un 18% mayor que el año anterior, y que el total de los bienes de un mismo agente tenga un promedio de aumento del 12 por ciento. El problema es que para muchos productores esa suba, acumulada en tres años, significaría una disminución del precio de venta.

Ante los reclamos de varios importadores, el Gobierno prometió por lo bajo habilitar más operaciones a partir de la semana que viene, luego de la liquidación de la venta de cereales.

Aunque este año la cosecha de trigo fue de las peores de los últimos períodos, desde el Ejecutivo confían en que la balanza mejore y el comercio repunte.

LEÉR MÁS  Condenaron a 5 años de prisión al ex intendente Sergio Salgado, pero no irá a la cárcel

Según el informe de Intercambio Comercial Argentino (ICA) que releva el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el valor de las importaciones fue en febrero de este año un 1% mayor que en igual mes de 2012.

Según el organismo, esta suba, casi nula, se debió a un aumento en los precios, que terminaron un 4% arriba, y a una baja en las cantidades, que cayeron un 3 por ciento.

Las exportaciones en enero crecieron 1% y las exportaciones, 4 por ciento en la comparación interanual. Eso fue por la necesidad de la Argentina de importar combustibles para sostener la demanda energética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here