El gobierno golpista de Honduras no permitió la llegada de representantes de la OEA

El régimen que encabeza el presidente Roberto Micheletti atribuyó la cancelación a la ”intransigencia” del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien mantuvo su intención de viajar a Tegucigalpa pese a que las autoridades de facto preferían que no lo hiciera.

”Infortunadamente, la intransigencia del secretario general de insistir en integrar él mismo la misión y de excluir cancilleres de estados miembros que votaron por la suspensión, pero que tienen una actitud de apertura a reconsiderar el caso de Honduras, ha hecho imposible que se convenga la visita en la fecha prevista”, dice la nota.

La misión había sido pensada para buscar una salida, sobre la base de la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, a la crisis institucional en Honduras a causa del golpe de estado que derrocó al presidente constitucional Manuel Zelaya.

La delegación debía llegar el martes próximo a la capital hondureña, integrada por los cancilleres de la Argentina, México, Canadá, Costa Rica, República Dominicana y Jamaica, además de Insulza, el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Víctor Rico, y el asesor especial, John Biehl.

La cancillería informó que desde el viernes hizo los preparativos para recibir la misión de la OEA ”con el fin de informarse sobre la situación de Honduras en el terreno, en consideración a que no existió una verdadera investigación previa a la adopción de la suspensión de Honduras en la organización regional”.

LEÉR MÁS  El SUTE dice que ganó la elección en las Juntas

El régimen de facto expresó que su deseo apuntaba a que la misión ”resultara coronada por un buen resultado en su gestión”.

Pero, según señala el comunicado, ”en principio, la misión de cancilleres no incluía al secretario general en vista de su falta de objetividad, imparcialidad y profesionalismo en el ejercicio de sus funciones” que ”redundó en perjuicios serios para la democracia, la República de Honduras y la misma organización regional”.

El régimen de facto agrega que el informe de Insulza, que se tuvo en cuenta para la expulsión de la OEA, ”presentado a la Asamblea General Extraordinaria, se ha visto descalificado por la propuesta del mediador conocida como Acuerdo de San José”.

La OEA suspendió a Honduras como miembro el 4 de julio, pero el gobierno de facto sostiene que la resolución no impide ”el mantenimiento o continuación de relaciones diplomáticas normales entre el gobierno de la República de Honduras con los estados miembros de la OEA, los cuales en el ejercicio de su soberanía y de sus intereses políticos, económicos y de seguridad, pueden continuar relaciones normales con la República de Honduras”.

LEÉR MÁS  El SUTE dice que ganó la elección en las Juntas

El régimen agregó que ”mantiene toda la flexibilidad para convenir una nueva fecha de la visita de la misión de cancilleres, en el marco de la mediación, a quienes se les brindará toda la seguridad y atenciones que se merecen, excluyendo de la misma misión al señor José Miguel Insulza, quien podrá ser sustituido por el secretario general adjunto u otros funcionarios de la OEA”.

La misión diplomática había sido vista con beneplácito hasta ayer por el gobierno de Micheletti. ”Es una oportunidad para intercambiar y acercarnos más con los representantes de su gobiernos a nivel de cancilleres, yo lo que anticipo es que vamos a seguir promoviendo la normalización de las relaciones diplomáticas y de cooperación”, declaró ayer el canciller del régimen de facto, Carlos López.

Insulza aclaró ayer que la misión iba a ”dialogar y no a imponer una posición” sobre la crisis política desatada por el golpe de estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya. Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here