En este dilema, el Gobierno defiende a Cristina Kirchner. Al menos así podría interpretarse la decisión del Poder Ejecutivo que, según aseguraron a Infobae fuentes gubernamentales, confirmará por estas horas el cobro de las dos pensiones no contributivas que percibe la ex presidente, cuestionada por supuestas incompatibilidades por el embolso de ambos beneficios por la diputada Margarita Stolbizer a través de un pedido de informes que hasta última hora de ayer no había sido notificado por la Casa Rosada.

Según las fuentes oficiales, el cobro de ambas asignaciones mensuales vitalicias está amparado por un dictamen de la administración anterior que ”interpretó que no hay incompatibilidad al recibir el 75 por ciento de la asignación de Néstor Kirchner que le corresponde a la ex mandataria porque se trata, como la de ella, de una ‘asignación especial”’. ”En materia de derechos la interpretación siempre debe ser restrictiva a favor del derecho. Si la ley prevé que la incompatibilidad alcanza sólo a los que perciben una jubilación, pensión, retiro o prestación graciable, y lo que se percibe es una ‘asignación especial’, no hay incompatibilidad porque tampoco está prevista en la norma legal”, confiaron fuentes vinculadas al equipo legal del Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de la Comisión de Pensiones Asistenciales, la oficina que otorga dichos beneficios a ex mandatarios, ex vicepresidentes y hasta madres y personas con incapacidades laborales.

La queja de Stolbizer, tal como publicó ayer el diario La Nación, está basada en la Ley 24.018, que establece una asignación mensual vitalicia para los presidentes y vicepresidentes, y cuyo artículo 5 determina que la percepción de la asignación es incompatible con el goce de ”toda jubilación, pensión, retiro o prestación graciable nacional, provincial o municipal”. A mediados de abril, este medio publicó que Cristina Kirchner cobraba doble asignación: la suya y la de su ex marido, el extinto ex presidente, y que por ambas cobraba unos 260.000 pesos. El monto de las pensiones no contributivas ronda entre los 130 y los 170.000 pesos mensuales, de acuerdo a diversas cuestiones como títulos universitarios y otros equivalentes.

La pensión obtenida por la ex presidente fue otorgada por el oficialismo en febrero pasado, luego de un trámite realizado por Romina Mercado, una de las hijas de la ex ministra Alicia Kirchner que ofició de apoderada de la ex mandataria ante los funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social. El beneficio que le correspondía a Kirchner había sido obtenido a fines del 2010 durante el primer mandato de la ex jefa de Estado.

Distinto es, por ejemplo, el caso del ex vicepresidente Amado Boudou, a quién le faltaron algunos papeles. Por esa desprolijidad, su pensión seguía frenada hasta estos días.

Las últimas semanas, Daniel Scioli hizo lo propio con la suya: apuró el trámite a través de Julián Colombo, su secretario privado, y pidió un retroactivo de varios años porque según el ex gobernador y ex vicepresidente el expediente había sido iniciado hace tiempo durante la gestión kirchnerista. La documentación, sin embargo, no pudo ser hallada por la nueva administración: según reconstruyó este medio, la anterior gestión habría deshecho todos los documentos vinculados al trámite del ex candidato presidencial del Frente Para la Victoria. Al menos en la caja de seguridad donde se resguardan los papeles de ese tipo de pensiones especiales no había ninguna documentación relacionada con el ex motonauta.

La semana pasada, tras la publicación de Infobae que daba cuenta del trámite sciolista -ya aprobado por la ministra Carolina Stanley en medio de la denuncia de Elisa Carrió contra el ex gobernador por supuesto lavado de activos-, desde el entorno de Scioli le comunicaron al Gobierno que el ex candidato presidencial finalmente desistirá del cobro del retroactivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here