El proceso de debate sobre la reforma judicial no concluyó con la aprobación de los proyectos enviados al Congreso por el Poder Ejecutivo. El próximo martes se desarrollará el ”Congreso Nacional sobre la Democratización de la Justicia”, una jornada en la que jueces, fiscales, legisladores y abogados, entre otros, disertarán sobre el devenir del tercer poder del Estado. Será el primer encuentro tras los cambios implementados por el Parlamento.

La convocatoria, denominada ”La sociedad le habla a la justicia”, se desarrollará en la Universidad Nacional de La Matanza, y estará centrada en cuatro ejes temáticos: ”Ingreso democrático y Transparencia en la Justicia”, ”La agilización de la Justicia y las nuevas Cámaras de Casación”, ”Las cautelares y la defensa del Estado”, ”Consejo de la Magistratura y participación popular”. Según los organizadores, el cierre estará a cargo de la la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

En diálogo con Tiempo Argentino, el diputado Agustín Rossi, destacó que ”por primera vez en 30 años de democracia, la política argentina se permitió debatir sobre el rol del Poder Judicial. Parecía que cuando alguien intentaba interpelarlo, siempre detrás de esa bandera nunca bien determinada que era la independencia del Poder Judicial, se abortaba cualquier tipo de modificación.” ”Nosotros queremos que el Poder Judicial no sea corporativo sino un poder independiente de los dos poderes restantes y también de los poderes económicos”, agregó el diputado, quien disertará en el evento.

LEÉR MÁS  Conflicto río Atuel: “El fallo de la Corte lo que hizo fue cambiar el enfoque”

Al respecto, la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, remarcó la importancia de abrir el espacio de discusión porque ”la justicia en la Argentina presenta graves defectos”. Martínez –quien debatirá sobre el ingreso a tribunales– ejemplificó que ”hay que modificar el sistema porque está muy ligado al nepotismo”. ”Lo que ocurría hasta hace muy poco era que el ingreso estaba dado por vínculos familiares de funcionarios y magistrados. Queremos una justicia legítima, democrática, que esté más cerca de la gente y sobre todo de los más vulnerables”, afirmó a la agencia Télam.

”Con la reforma pasa a ser más importante la presencia del voto popular en la composición del órgano de control: el Consejo de la Magistratura –le dijo el académico Eduardo Barcesat a Tiempo Argentino–”. ”Se trata de una institución que se inventó en Europa después de la Segunda Guerra Mundial para limpiar la administración de justicia que había dejado el nazi-fascismo –explicó el jurista, quien también participará del encuentro–. No es muy diferente de nuestro caso, referido a la dictadura militar: el 90 por ciento de la justicia nacional fue convalidada en la transición democrática. La reforma viene a cambiar esto y a establecer un Poder Judicial más democrático y comprometido con el proceso de transición”, concluyó.

LEÉR MÁS  Dujovne ya le puso techo a la paritaria 2018: "debería ser 16,6%"

El fiscal ante la Cámara de Casación Penal, Javier De Luca, será uno de los panelistas que expondrá sobre ”La agilización de la Justicia y las nuevas Cámaras de Casación”. Compartirá la temática con el juez de la Cámara Federal de Casación Penal, Alejandro Slokar; el senador nacional Pedro Guastavino; y Daniel Carral, juez de Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires, entre otros.

”La creación de las cámaras de casación fuera del ámbito penal no es para nada extraña. Muchas provincias tienen tres instancias judiciales antes de la Corte”, afirmó De Luca a este diario. ”La cuestión no es tan problemática: esta instancia unificará criterios”, dijo.

”Esto pasó varias veces en la historia Argentina –continuó–: las cámaras de apelaciones se crearon en 1906 con la misma finalidad.” No obstante, para que las ideas esbozadas en el proyecto se hagan realidad aún falta nombrar jueces y comprar edificios. ”De hecho, hay una cámara de casación penal ordinaria, en Capital Federal, que está con los jueces designados y nunca se puso en funcionamiento”, recordó el fiscal.

LEÉR MÁS  Procesaron a un científico del Conicet por el diseño del inventario de glaciares

Cerrarán los debates familiares de víctimas que se volvieron emblemáticas para la sociedad: Susana Trimarco, de la Fundación María de los Ángeles; Viviam Perrone, de la Asociación Madres del Dolor; Pablo Ferreyra, hermano de Mariano Ferreyra; Sergio Burstein, de la Asociación 18J y Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo.

Pablo, hermano del militante que fue asesinado en 2010 por una patota de la Unión Ferroviaria cuando reclamaba junto con sus compañeros contra la tercerización laboral, aseguró a Télam: ”El encuentro será un espacio de debate plural en el que seguiremos planteando la necesidad de acercar la justicia a los sectores populares.” ”Será un debate en un ámbito no explorado, un cruce entre representantes del Poder Judicial, el Poder Legislativo y familiares y víctimas que vienen llevando adelante reclamos de justicia”, aseveró.

Por su parte, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, concluyó: ”Es necesario modernizar el Poder Judicial, que deje de funcionar como una corporación familiar, es necesario generar cambios para que las causas se resuelvan en tiempo y forma.” Según Carlotto, es necesario ”seguir poniendo cosas en debate” para ”seguir consiguiendo cambios” que permitan que ”no haya privilegiados”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here