La influencia en la opinión pública por parte de los medios de comunicación es un hecho desde los comienzos del Siglo XX y su impacto en la orientación del voto continúa creciendo. Luego de distintos episodios que fueron mutando al sistema político, el poder de la comunicación para instalar candidatos como productos de consumo masivo se ha vuelta sin lugar a dudas totalizante en cada campaña.

En la Argentina, Marcelo Hugo Tinelli pasó de ser un simple conductor para ser un empresario de medios con la capacidad de un alcance masivo para instalar agenda, el reconocido rol del gatekeeper que se encarga de fijar los temas principales en la opinión pública.

 El “efecto Tinelli” comenzó en la campaña presidencial de 1995, a días de las elecciones el candidato oficialista Carlos Saúl Menem eligió el programa Videomatch para realizar el cierre de campaña. Nada le garantizaba mayor alcance que el programa con mayor rating de la televisión en un horario central y de llegada nacional. Menem fue electo Presidente con un alto porcentual de votos, superando lo que marcaban las encuestas de la época.

El poder del “efecto Tinelli” también demostró que tenía capacidad de destrucción. En el año 2000 un frágil Fernando De la Rúa se presentó en el Show de Videomatch en búsqueda de alcanzar algo de popularidad, quizás legitimidad, en el programa que cada noche le ofrecía algo de humor a una realidad durísima para todos los argentinos.

LEÉR MÁS  Etchevehere tras desvincular a 330 empleados: “Hay que adaptar la realidad del ministerio a la realidad del país”

Un grupo de manifestantes que reclamaban por los presos de La Tablada ingresaron al estudio e increparon al entonces presidente radical. Otro de los hechos fue la presentación del personaje “Figuretti” quien exponía a De la Rúa a un ridículo constante. El hecho que terminó de sepultar la imagen pública de un desgastado mandatario fue cuando las cámaras lo captaron confundiendo la salida. Salida que a los meses haría en helicóptero desde la Casa Rosada ante un estallido social, político y económico.

Desde el ascenso del kirchnerismo al poder Tinelli tuvo sus idas y vueltas, siempre sin descuidar su poder que fue creciendo a medida de que el conductor se transformaba en uno de los empresarios de medios más importantes del país.

El punto cúlmine de su rivalidad con el kirchnerismo se dio en las elecciones legislativas del 2009, el temible “Gran Cuñado” se hacía del centro de la escena televisiva en época de elecciones. El show que parodia al reality Gran Hermano pero con políticos tuvo sus frases y personajes que dieron vuelta una elección impensada.

La interpretación que realizó Roberto Peña sobre Francisco De Narvaez es de las más recordadas por los argentinos. El adversario de Néstor Kirchner ganó popularidad y el latiguillo del personaje “votame, votate. Alica, alicate” se convirtió en una frase conocida por todos los argentinos. Además la personificación de Néstor Kirchner se mostraba como una persona de constante agresividad, aún se recuerda aquel “Que te pasa Clarín, estás nervioso”, que el personaje repetía en forma constante.

LEÉR MÁS  Las contradicciones de Macri en campaña ¿Condena para el 2019?

La elección quedó para el candidato de Unión – Pro, por pocos puntos dejando un gobierno con minoría parlamentaria y en plena crisis con el campo. Otra vez Tinelli era determinante en la opinión pública previo a los comicios.

 Tras una negociación importante, Tinelli no realizó el “Gran Cuñado 2011”, pero su pelea con el gobierno regresó en 2014 cuando no pudo acceder al control del Fútbol para Todos, por lo que atacó al entonces jefe de Gabinete Jorge Capitanich.

https://www.youtube.com/watch?v=lwEDpUw1qJU

Las elecciones del 2015 lo encontraron nuevamente en la escena, Tinelli fue el único que pudo juntar a los tres candidatos presidenciales con mejor performance en las PASO en un mismo programa el mismo día. Fue en el primero que realizó este año, al cual Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa fueron acompañados por sus esposas y se vieron cara a cara con sus imitadores.

LEÉR MÁS  Marcos Peña aseguró que este "será el último año de grandes aumentos"

Política Argentina se comunicó con una de las productoras del ciclo televisivo más visto en la pantalla de nuestro país, quien aseguró que “no habrá oportunidad de juntar a los tres candidatos antes de las elecciones generales como se pretendía”. Consultada por si los motivos se debían a algún pedido por parte de los candidatos, negaron todo tipo de versión y argumentaron que “el año es corto y no tenemos margen de programas, más allá de un interés inicial por hacerlo”. También desmintieron todo tipo de versión sobre un debate en Showmatch.

https://www.youtube.com/watch?v=HgAM7B1fPqw

Esta campaña tiene al conductor como un consolidado dirigente del mundo del fútbol,  y con uno de los intereses más importantes de su carrera: Ser presidente de la Asociación del Fútbol Argentino. Esta misión lo lleva a tener un trato cordial y cuasi de amistad con los tres candidatos con más posibilidades de ser Presidente, a quienes comprometió en su programa a trabajar por su candidatura al mando del fútbol argentino.

Esta vez, a una semana de las elecciones un amigo en común entre Daniel Scioli y el oriundo de Bolivar subió una foto a las redes sociales  con un mensaje claro:

 El domingo será tiempo de saber si el muchas veces temido “Efecto Tinelli” logró permeabilizar la opinión pública en una nueva elección presidencial. 

{jathumbnail off}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here