La líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió y la jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner por primera vez coincidieron en algo desde que la ex senadora arribó a la Casa Rosada. En sintonía con el discurso presidencial de los últimos días, Lilita tildó de “conspirativo” a Julio Cobos, su principal competidor en la carrera a 2011, y señaló que “no se puede ser opositor y vicepresidente al mismo tiempo”.

A pesar de las insalvables diferencias que existen entre el kirchnerismo y la Coalición, Carrió encontró en las recientes críticas de la mandataria a Cobos un argumento más para pegarle a quien podría hacerle sombra en las próximas elecciones presidenciales. Un día después de sostener que “nunca hubiera designado como vicepresidente a Cobos”, la diputada nacional de la CC volvió a arremeter contra el mendocino: “No se puede ser opositor y vicepresidente al mismo tiempo; esto es algo que lo debe resolver el vicepresidente”.

En un tono más tajante, la jefa de Estado también había apuntado contra el autor del voto “no positivo”. “Quiere ser presidente antes de 2011”, sentenció, en pleno conflicto por la remoción del titular del Banco Central, Martín Redrado, y de la creación del Fondo del Bicentenario. Algunos días después, Fernández de Kirchner redobló la apuesta y suspendió su viaje a China por considerar que Cobos “no cumple su rol y obstruye”.

“Me parece prudente la decisión de la Presidenta de postergar su viaje”, declaró Carrió en ese momento, en un acto que lejos está de ser un guiño al Gobierno, sino más bien se trató de un nuevo golpe al vicepresidente.
La chaqueña hace tiempo que dejó de ocultar su desagrado por el rol protagónico que Cobos despliega dentro y fuera del Acuerdo Cívico y Social.

El malestar de Carrió comenzó a acrecentarse el día en que sus socios radicales decidieron erigir al ex gobernador de Mendoza como “el candidato” de la UCR. “Es conspirativo, a los ojos internacionales es claramente conspirativo”, se despachó ayer Lilita, en referencia al doble papel de Cobos como vicepresidente y dirigente opositor.

“Esto se hubiera zanjado perfectamente si el vicepresidente hubiera cumplido su rol institucional hasta principios de 2011, pero básicamente complica al vicepresidente y al partido radical, lo que ya advertimos hace un año y medio”, añadió Carrió.

Ante este escenario, la chaqueña manifestó: “Como aprendizaje queda que las figuras del presidente y el vice tienen que ser de una amalgama, una identidad muy fuerte”. Casi al pasar, Lilita aprovechó para mandarles un mensaje a sus ex correligionarios: “En el caso de Cobos, la situación era que él era radical, rompe el radicalismo, lleva parte del radicalismo con (Néstor) Kirchner y después, cuando Kirchner pierde legitimidad, vuelve al radicalismo y el radicalismo lo acepta”.

Las críticas de la diputada de la Coalición también estuvieron dirigidas al Gobierno. “La Presidenta está haciendo mal las cosas: no se destituye y se pide consulta, se deroga el decreto que destituye, se pide consulta y después se toma la decisión”, explicó Carrió. Y volvió a exigir la convocatoria a sesiones extraordinarias para tratar el DNU que habilitó el uso de reservas del Banco Central para el pago de la deuda externa.

La líder de la CC no concluyó sin antes dejar una de sus habituales predicciones: “Esto se va a solucionar bien, que finalmente las reservas no van a poder ser dispuestas por capricho y arbitrariedad del señor Néstor Kirchner y la señora Cristina Kirchner. Por eso la gente tiene que estar tranquila”.

fuente: Critica Digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here