”El clima se empezó a enardecer, los insultos primero eran contra el Gobierno y después se transformaron en insultos hacia nosotros, y entonces empezaron los golpes. Primero, empujones. Después con los cucharones nos pegaban en los brazos mientras hacíamos las notas”, relató Martínez sobre el episodio de violencia sufrido el viernes pasado junto al camarógrafo Sergio Loguzzo y el productor Ezequiel Schneider.

Sobre el episodio ocurrido en Santa Fe y Callao y que tuvo luego su correlato en la Comisaría 17, el cronista indicó que la peor parte se la llevó Loguzzo, al tiempo que relató que todo comenzó media hora después de arribar al lugar, cuando ”en el momento en el que nos estaban empujando, un señor de unos 60 años nos choca con el cuerpo a Sergio y a mí. Sergio cae al piso, cae la cámara y se desarma”.

LEÉR MÁS  El gobierno provincial "destrozó" al justicialismo por el manejo que hizo en Salud

”Cuando Sergio va a recuperar la luz de la cámara, lo agarran y empiezan a golpearlo. Empieza a retroceder, cae y queda contra una pared. Ahí empezaron a pegarle patadas y piñas, mientras se acercaban más personas para sumarse a la agresión. Intenté tirarme arriba de él para protegerlo de alguna manera, pero me agarraban de la capucha y me pegaban en la cabeza y en la espalda, mientras querían sacarme la cámara y el micrófono”, dijo.

Y continuó: ”Ezequiel (Schneider) se tiró arriba de Sergio para protegerlo, pero igual recibió trompadas en la cabeza y en todo el cuerpo. El sábado estuvo todo el día en el hospital sacándose radiografías para descartar cualquier lesión. Hoy prácticamente no se puede ni mover y está tomando analgésicos”.

LEÉR MÁS  Jueces y los abogados con más poder

Martínez, en diálogo con 6-7-8, aseguró que la ”situación de violencia extrema” continuó más allá de la esquina de Santa Fe y Callao, y que sólo se detuvo momentáneamente recién a dos cuadras cuando los agredidos lograron encontrarse con dos agentes de la Policía Federal, que los acompañaron a hacer la denuncia a la Comisaría 17, ubicada en Avenida Las Heras y Callao.

”Hicimos la denuncia, y mientras esperábamos la ambulancia para Sergio, porque no se podía mover y estaba muy dolorido; de repente empezamos a escuchar el cacerolazo que se acercaba a la Comisaría”, aseguró sobre el segundo episodio de violencia sufrido en dos semanas por los mismos tres trabajadores de prensa del programa que se emite por la TV Pública.

LEÉR MÁS  Macri pidió "comercio justo" para que productores "puedan seguir creciendo"

”Cuando escucho el ruido, salgo y veo los mismos carteles y las mismas caras que estaban en Callao, donde no eran más de 200 personas. La policía me pidió que volviera a entrar porque iba a terminar todo mal. Nos insultaban a nosotros y a la policía, con una actitud intimidante. Cerraron la puerta y tuvieron que poner un portón en el acceso de entrada”, concluyó Martínez.

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here