Representantes de las naciones acreedoras del país agrupadas en el Club de París volverán a reunirse mañana en la capital francesa, con el caso argentino al tope de la agenda. En plena cuenta regresiva hacia el fallo de la Cámara de Apelaciones neoyorquina que debe expedirse sobre la demanda planteada por los fondos buitres por el default de la deuda, los voceros de las potencias que también reclaman al país vencimientos impagos desde 2001 evaluarán si intervienen en ese juicio con alguna presentación voluntaria.

Paradójicamente su postura es contraria a la de los buitres, debido a que un fallo a su favor pondría en peligro el sistema íntegro de renegociaciones de pasivos gubernamentales.

La reunión de mañana fue confirmada a BAE Negociospor fuentes diplomáticas europeas, que no saben aún la posición que primará en el debate. En su último plenario, el 27 de febrero, la secretaria general del organismo, Delphine D’Amarzit, había revelado que el gobierno de François Hollande había sondeado al de Cristina Fernández de Kirchner para iniciar una nueva ronda de negociaciones.

Incluso llegó a discutirse una convocatoria al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, para terminar de llegar a un acuerdo sobre el monto en default por préstamos bilaterales.

Según el abogado especialista en renegociaciones Eugenio Bruno, el fallo de la Corte de Apelaciones demorará ”entre dos y tres meses” desde la última presentación del mes pasado. Para el ex secretario de Finanzas Daniel Marx, ”estamos en tiempo suplementario y sólo el réferi sabe cuánto dura”. En otras palabras, la de mañana puede ser la última oportunidad para que el Club de París influya en la decisión de los jueces. El Ministerio de Economía mantiene silencio desde que entregó su nueva oferta de canje a la Corte de Apelaciones, hace diez días.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here