Los consumidores demostraron una conducta madura y firme al responder con alta organización la medida abusiva llevada a cabo por los empresarios del sector del comercio. Ahora proponen continuar con las medidas en todos los rubros de la economía. Se proponen fortalecer las organizaciones de consumidores, aprovechando las redes sociales e internet.

Luego de conocida la movida por parte de los grandes empresarios del sector que aprovecharon la devaluación para generar un movimiento desmedido de los productos, a través de las redes sociales, se convocó a no comprar productos en supermercados ni combustibles en estaciones de servicio, en protesta por la suba de precios, una reacción de los consumidores que se registra con frecuencia en otros países.

La remarcación de precios por parte de comerciantes inescrupulosos, empresarios especuladores e inescrupulosos, no tiene absolutamente nada que ver con el comportamiento de las variables económicas expresaban muchos de los convocantes a esta jornada exitosa.

El tema tomó mayor importancia cuando distintas entidades de consumidores apoyaron la convocatoria a no adquirir hoy productos en supermercados y no cargar combustibles en estaciones de servicio en protesta por el aumento de precios, y exhortaron a continuar estas iniciativas en similares situaciones.

El presidente de la Unión de Consumidores de la Argentina, Fernando Blanco Muiño, dijo a Télam que la campaña convocada hoy a través de las redes sociales ”es una acción de importante para llevar a cabo por el incumplimiento de las cadenas de distribución y las petroleras” respecto de los acuerdos de precios.

También consideró que esta convocatoria ”es una acción de educación al consumidor”, en cuanto al respeto de sus derechos.

Blanco Muiño sostuvo que estas iniciativas resaltan el ”rol colectivo” de la acción de los consumidores, en detrimento de los comportamientos individuales.

A su turno, Claudio Boada, de la Unión de Usuarios y Consumidores, dijo a Télam que ”toda acción social colectiva que sume voluntades es positiva”, y exhortó a que las convocatorias se efectúen de manera coordinada ”con acciones continuas y permanentes”.

Propuso ”premiar y castigar” conductas de empresas y comercios en relación con los derechos de los consumidores, y dijo que el castigo no debe ser generalizado contra un sector, sino debe canalizarse a la empresa que no cumple con los valores acordados.

Pero más allá de las asociaciones de consumidores, el titular de Fedecámaras, Rubén Manusovich, expresó que la entidad está convocando a ”un paro de compras contra las empresas proveedoras que están pretendiendo marcar precios en forma abusiva, usando como pretexto el aumento del dólar”.

”Sostenemos que el impacto del incremento de la divisa norteamericana no debe repercutir en su totalidad en el precio de un producto fabricado en el país. Eso se debe reflejar mínimamente”, expresó Manusovich.

El secretario de la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME), Vicente Lourenzo, dijo que la convocatoria a no comprar hoy en supermercados y estaciones de servicio en repudio a la suba de precios ”es una herramienta que tiene la gente, que se usa en otros países”.

Sobre la situación que enfrenta el sector comercial, Lourenzo explicó que pasados los últimos días ”hay cierta normalización. Ahora aparecieron los precios pero son mayores a los de antes” de la variación del tipo de cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here