De todas maneras, previendo una nueva suba del dólar, desde la primera hora la banca oficial comenzó a vender billetes norteamericanos para aplacar los ánimos compradores. La divisa norteamericana abrió en alza y llegó a rozar los 15,50 pesos. Pero la oferta oficial sumada a la fuerte liquidación de los exportadores del agro, que aprovecharon la notable suba del dólar de las dos últimas ruedas, revirtió la tendencia.

El dólar ”hoy” terminó a 15,21 pesos, 21 centavos por debajo del lunes, equivalente a 1,5% de baja. A su vez, el ”blue” con escasas operaciones quedó en $15,02. La inédita diferencia de precios entre ambos mercados –generalmente el marginal cotiza más que el ”hoy”- muestra que los que tienen vencimientos de plazo fijo no los renuevan y compran divisas en la plaza oficial.

En el OCT-MAE, el dólar futuro se operó con escasos negocios y con todos los plazos en baja. Fin de junio cerró a $14,92 y fin de año a 16,5750 pesos.

Las reservas subieron USD 24 millones, a USD 31.697 millones. La fuerte liquidación de los exportadores compensó la caída de USD 11 millones por la baja del oro y el pago de USD 28 millones a organismos internacionales y de USD 6 millones a Brasil.

    Las reservas aumentaron USD 24 millones, a USD 31.697 millones

Mejores señales del resto del mundo

La tranquilidad llegó al Banco Central sobre el final, al punto que se animó a comprar USD 30 millones de dólares y a bajar 0,75% por ciento a 31,75% anual, la tasa de las Lebac a 35 días. Los más cautos pensaban que la subiría y los más optimistas que las mantendría sin cambios.

La entidad monetaria, sorprendió a todos con este recorte de las tasas. Pero dijo en su comunicado que ”considera que la depreciación del peso es deseable para amortiguar los efectos negativos de un shock externo sobre la economía real”. En otras palabras, estaba recuperando el atraso cambiario. Era una devaluación deseada. El tema es cuánto tiempo más hubieran podido soportar una devaluación que se acercaba a 2 por ciento diario.

    Banco Central: “La depreciación del peso es deseable para amortiguar los efectos de un shock externo”

El retroceso de las tasas no fue gratis. Hoy las Lebac no son tan atractivas, por eso la oferta es inferior a los vencimientos y obliga al Banco Central a emitir. En esta oportunidad la emisión fue de USD 31.470 millones a los que hay que descontarle USD 19.665 millones de las Lebac que compró en ruedas anteriores en el mercado secundario. Entonces, la expansión neta quedó en $11.805 millones.

El clima externo dio buenas señales porque aparecieron los cazadores de oportunidades. Al final del día quedó la sensación de que las alzas de las últimas dos ruedas habían sido producto del pánico. Por eso Wall Street rebotó 1,3% y las bolsas de Europa, hasta más de 3%. La libra esterlina tuvo una leve recuperación de 1,8% y el euro otro 0,28%. El petróleo aumentó 3,3% y el oro cayó casi 1%. La crisis no pasó, pero los inversores se reubicaron en el nuevo escenario.

Toma de ganancias en la plaza de títulos públicos

Por eso los bonos en dólares con legislación argentina que habían subido hasta 6% en dos ruedas, esta vez padecieron una toma de ganancias en el Mercado Abierto Electrónico (MAE). El Bonar X que vence en 2017 perdió 1,31% y el Bonar 2024, cayó 1,14 por ciento.

El Discount que indexa por el costo de vida, también reaccionó y anotó un aumento de 0,57%, con un excelente monto de negocios de $255 millones.

Sorprendió que no hubiera movimiento entre los Cupones PBI después del anuncio de recompra del Gobierno. En el MAE hay manos grandes, las de los bancos, que quieren saber de qué se trata. De allí la diferencia con el movimiento de la Bolsa, donde estos derivados tuvieron alzas pero con un monto irrelevante de negocios. En el MAE, cualquier operación por debajo de un millón de dólares marca un precio ”no representativo”.

Las acciones líderes, en cambio, subieron un promedio de 2,66%. Los bancos y las petroleras fueron los más demandados. Petrobras aumentó 4,7% y Banco Francés 5,37 por ciento. Los ADR’s (certificados de tenencias de acciones) de Banco Francés en Wall Street subieron 8,03 por ciento.
El escenario internacional no cambió, hay más serenidad, pero la crisis continúa y el saldo todavía es desfavorable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here