está en camino a su órbita definitiva el primer cohete argentino, nuestro Arsat-1, que fue realizado en Bariloche. Ya ha despegado el cohete Ariane 5 que transporta el primer satélite geoestacional argentino. Tras media hora de navegación se alcanzará la distancia de 300 kilómetros, que es donde va a orbitar el satélite.

El despegue ha ocurrido tal cual lo previsto y el Ariane 5 alcanzará su objetivo en menos de media hora, ya.

El Arsat 1 fue trasladado desde Bariloche hasta la Guyana francesa en un avión Tupolev acondicionado para transportar grandes cargas.

El presidente de Arsat, Matías Bianchi, destacó ”la decisión estratégica tomada en 2006 para proteger las posiciones orbitales y también de hacerlo con satélites hechos en Argentina”, en la previa del lanzamiento del Arsat-1 desde Guayana Francesa.

LEÉR MÁS  De Marchi: “Recibimos una Argentina enferma terminal y no se arregla con una aspirina”

Bianchi aclaró que ”la vida útil de un satélite se estima en 15 años, por eso los procesos de desarrollo son de largo plazo y en cada hito se hace una evaluación de cada componente del satélite y se define qué elementos se desarrollan localmente y cuáles se importan, de acuerdo al impacto que puedan producir en la industria nacional y en el desarrollo soberano”.

LEÉR MÁS  El massismo confirmó que no dará quórum para la reforma previsional

Argentina es el octavo país del mundo en tener la capacidad de lanzamiento de un satélite propio. El hecho de que se lance desde la Guyana francesa responde a que no sólo es territorio europeo, sino que por su proximidad con el Ecuador hace que sea un lugar óptimo para este tipo de lanzamientos.
Tras su puesta en órbita, el satélite tardará un mes y un día para su puesta en funcionamiento.

”Tenemos que ser capaces de aplicar todos los aprendizajes que deja este satélite al resto de los desarrollos tecnológicos argentinos”, finalizó.

LEÉR MÁS  Corridas, piedras y gases durante el tratamiento de la reforma

El presidente de Invap, Horacio Osuna, resaltó el trabajo en equipo entre los distintos organismos para lograr ”un hito más de un proceso de desarrollo tecnológico que tiene el país hace muchos años y con mucha fuerza en la última década”.

El proyecto Arsat-1 demandó 270 millones de dólares y permitió que Argentina no perdiera la posición orbital 81, muy codiciada porque enfoca desde Estados Unidos hasta las Malvinas, y con el Reino Unido en espera en la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here