”Cada paso es importantísimo y emocionante, porque se viene cumpliendo con éxito como estaba planeado. Ayer se realizó la quinta maniobra de puesta en órbita, hoy se deja de usar la red de antenas usadas desde el despegue del 16 de octubre, y comienza el comando exclusivo desde la Estación Terrena Benavídez de ARSAT”, explicó Bianchi en diálogo con Télam.

La puesta en órbita se hizo en cinco maniobras desde las diferentes antenas –entre las que también estuvo la de ARSAT en Benavídez-, que recibían datos y enviaban órdenes a una antena independiente del satélite, distinta a las que se habilitarán para el servicio.

Esta operación se hizo con el satélite orbitando en torno a la Tierra hasta llegar al punto de órbita geoestacionaria, en un punto fijo a la par del planeta, que conservará durante su vida útil.

En ese sentido Bianchi señaló que el satélite ”desplegará mañana las antenas principales y los paneles solares, y que en breve comenzarán los testeos de su carga útil, con las primeras transmisiones televisivas, de telefonía IP, tráfico de datos y otros usos que forman parte de sus futuros servicios”.

Para las pruebas será ubicado en la Posición Orbital 81 y luego será llevada a la Posición Orbital 72, donde estiman que en diciembre sus servicios comenzarán a ser usados por los primeros clientes de ARSAT, por lo menos por los próximos 15 años, tiempo de previsto de vida útil del satélite.

La operación es realizada en conjunto por expertos de ARSAT, acompañados por el equipo de la empresa estatal Invap, que fabricó el satélite íntegramente en Bariloche, quienes trabajan juntos desde que el aparato fue trasladado de Bariloche a Guayana Francesa para su lanzamiento.

”Estamos muy conformes porque todo marcha como fue planeado. Cada paso es importante, lo hacemos por primera vez en la historia, y es un paso trascendente hacia el comienzo de la prestación del satélite”, señaló el directivo.

Bianchi destacó además que el hito de hoy coincide con el cuarto aniversario de la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, quien hace más de ocho años puso en marcha el proyecto de satélites de comunicaciones argentinos para defender las posiciones orbitales que el país estuvo a punto de perder.

”La emotividad está presente siempre, en especial en el recuerdo de Néstor, y con el desarrollo del proceso encabezado por la presidenta Cristina. Hoy se cumplen cuatro años de su partida y el 17 de octubre, en otra fecha emblemática, amanecíamos con la noticia de que el satélite había llegado bien a los 36.000 kilómetros y comenzaban las maniobras de puesta en órbita”, expresó.

El Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones -del que el Arsat 1 es el primero -, implica el diseño y fabricación de tres satélites propios y su puesta en órbita y operación, para incrementar las capacidades del país en la materia, defender las posiciones orbitales asignadas al país e impulsar el desarrollo de la industria espacial.

El diseño de la huella del Arsat-1, que concentra su potencia máxima sobre el territorio nacional –incluyendo las bases antárticas e Islas Malvinas– permitirá brindar conectividad de igual calidad a todas las regiones del país, lo que lo enmarca en las políticas públicas para reducir la brecha digital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here