Economistas ahora prometen recuperación en el segundo semestre de 2017

El economista Miguel Kiguel sostuvo que la gente comenzará “a notar la reactivación después de mitad de año”. En tanto, Fernando Navajas coincidió en la necesidad que tiene el Gobierno de controlar la inflación.
En el Congreso Económico Argentino, Kiguel consideró que “la recesión” económica de la Argentina “terminó”. Dijo que “este año vamos a crecer más del 3%” y que la gente comenzará a notar la reactivación “hacia mitad de año o en el tercer trimestre”.
El titular de la consultora Econviews consideró que el Gobierno aplicó el año pasado políticas de shock en materia cambiaria y en el acuerdo con los holdouts y gradual en lo que se refiere a la desregulación y a la reducción del déficit fiscal. “El segundo semestre (en referencia a la reactivación que se esperaba para ese período) llegó recién en diciembre”, expresó Kiguel, quien pidió “no encerrarnos en las disputas políticas que son inevitables”.
Para el ex secretario de Finanzas, el Gobierno tiene cuatro temas a resolver: “controlar la inflación, evitar la apreciación del tipo de cambio, reducir el déficit fiscal y alcanzar un crecimiento sostenido”.
Respecto de la inflación, dijo que “la Argentina entró en una tendencia a la baja, que va a seguir”, en tanto que consideró que también “está en un sendero sustentable” respecto de la disminución gradual del déficit fiscal.
También se refirió al impacto de las políticas internacionales en la economía local, al indicar que “si el mundo anda mal, es difíicil que la Argentina crezca mucho, aunque haga todo bien y si el mundo anda bien, el probable que la Argentina crezca, aunque haga todo mal”, en referencia a lo que sucedió con la economía en los primeros años del kirchnerismo.
Por su parte, Navajas basó su exposición en las tarifas, los subsidios y la inflación y destacó que la Argentina tuvo “el mayor atraso tarifario de la historia” durante le gobierno anterior. El economista de FIEL también planteó cuatro objetivos para el Gobierno: “eliminar los subsidios, atraer inversiones, reducir el impacto distributivo y cuidar el shock inflacionario.
Tras señalar que en los últimos meses “la inflación núcleo”, la que no contempla ni estacionalidades ni precios regulados, “estuvo bajando”, pero consideró que el incremento de las tarifas “contaminan un poco, no mucho” a esa porción del indicador de precios.
Respecto de las tarifas, sostuvo que “es un tema demasiado importante para dejarlo en mando de ministerios sectoriales” y consideró que, en esta materia, “el Gobierno empezó con el pie izquierdo y después empezó a corregir” sus errores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here