Por: Tiempo Argentino

Por segundo día consecutivo, robos organizados en distintos lugares del país –con predominio en el Conurbano– mantuvieron ayer en vilo al gobierno nacional y dispararon una fuerte polémica entre la Casa Rosada y el sindicalismo opositor. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, quien regresó a primera hora desde Bariloche para seguir los acontecimientos desde el Departamento Central de Policía, sobre la calle Moreno, identificó ”a barrabravas de Villa Dálmine” (club del ascenso de la ciudad de Campana) y a ”choferes de la empresa agroquímica que responde al gremio de Camioneros” como participantes en el  saqueo del jueves en el hipermercado mayorista Maxiconsumo, sobre el kilómetro 74 de la Panamericana. Luego el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, acusó directamente a Hugo Moyano al señalar que esperaba que el secretario general de la CGT disidente ”pueda demostrar que no hay dirigentes camioneros involucrados”. Abal Medina también vinculó con los saqueos a ”sectores de Camioneros, y Gastronómicos”. La respuesta de Moyano y Pablo Micheli, de la CTA opositora, fue igualmente dura. ”Si tienen pruebas y agallas, que nos detengan”, amenazó el camionero (ver aparte). Anoche, desde el Ministerio de Seguridad informaron que en las últimas 48 horas se habían detenido a 523 personas a lo largo del país.
Los episodios provocaron dos  muertos en Rosario, en los saqueos del jueves: Silvia Barnachea, de 30 años, quien ingresó con una herida cortante en la pierna y luego murió, y Luciano Carrizo, de 22, con un balazo en el tórax. También se registraron heridos graves, que ayer permanecían hospitalizados, entre ellos un policía bonaerense –el teniente Héctor Seba–, quien se encontraba en coma tras ser golpeado con un fierro en la cabeza, lo que le produjo fracturas múltiples en el cráneo. La policía, al menos en el caso de la provincia de Santa Fe, había recibido instrucciones de utilizar elementos disuasivos y no cargar sus armas con postas de plomo. A diferencia del jueves, cuando los focos más graves se concentraron en Bariloche, Campana y Rosario, los saqueos de ayer se extendieron por la zona norte del Gran Buenos Aires. Los incidentes más graves comenzaron en San Fernando, donde decenas de personas intentaron ingresar por la fuerza al hipermercado Carrefour. No pudieron acceder al salón de ventas pero sí entraron al depósito. También hubo robos en los comercios de los alrededores y en una estación de servicio Esso que fue completamente vaciada.
Según contó a Tiempo Argentino el dirigente Emilio Pérsico, que es vecino de San Fernando y cuya organización, el Movimiento Evita, tiene una unidad básica frente a la estación de servicio, todo comenzó con la llegada de tres colectivos con 60 personas. Ese grupo al principio no logró superar al personal de seguridad. Luego se acercaron vecinos de barrios aledaños, en su gran mayoría jóvenes, hasta que se reunió una pequeña multitud. El otro epicentro de los saqueos fue el municipio de Malvinas Argentinas, que gobierna el peronista disidente Jesús Cariglino. Según agencias de noticias locales, los robos se concentraron en Grand Bourg, donde grupos de individuos a cara descubierta –uno de ellos fue fotografiado cargando una escopeta– ingresaron por la fuerza a varios supermercados de la calle El Callao.
En el caso puntual de Malvinas, el kirchnerismo no tardó en responsabilizar a Cariglino de haber promovido los saqueos. De hecho, el diputado Edgardo Depetri (FPV) acusó a punteros de Cariglino y Baldomero ”Cacho” Álvarez, ex intendente de Avellaneda, de incentivar a jóvenes de los barrios más humildes para sumarse a los incidentes. Tanto Cariglino como Álvarez desmintieron estar involucrados en la organización de la ola de robos. En el Ministerio de Seguridad, por el contrario, aseguran contar con pruebas documentales –fotos de un Chevrolet con chapa patente DTW117– que demuestran la participación en los saqueos de al menos un puntero ligado a Cariglino, procedente de la localidad de Ingeniero Adolfo Sourdeaux. Siguiendo con las presuntas pruebas, y volviendo a los episodios de Campana, el Ejecutivo también aseguró que tendría fotografiado al líder de la barrabrava de Villa Dálmine (”La banda de la Viola”), Héctor ”Paraguayo” González, mientras participaba del saqueo al hipermercado mayorista de Campana. Aparte de barra del ascenso, González es secretario adjunto de la filial de Camioneros de Campana: se desempeña en la rama de recolección. En alusión a la supuesta foto del ”Paraguayo” in-fraganti, el propio Moyano dijo ayer que la existencia de esa foto no implicaba culpabilidad. ”Tengo una foto con (Amado) Boudou y no tengo nada que ver con Ciccone”, ironizó.
Anoche, ante la consulta de este diario, desde la Secretaría de Seguridad que encabeza Berni confirmaron que el ”Paraguayo” González se encuentra entre los 523 detenidos. Si la justicia lo encontrara culpable, le podría caber la figura penal de ”robo calificado, en poblado y en banda”, que supone una condena de entre 3 y 15 años (artículo 167 del Código Penal). Otro elemento incriminador, en el caso del secretario adjunto de la seccional Campana de Camioneros, podría ser un video que fue grabado mientras se producían los robos. ”El Paraguayo estaría filmado”, aseguró a Tiempo el secretario de Gabinete del municipio, Claudio Rodríguez. Otro dato que sorprendió a los funcionarios de Seguridad, tanto de Nación como de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, es que está probado que en los saqueos participaron bandas de narcos.
En Rosario, por caso, combis de conocidos traficantes de drogas recorrieron los barrios del sur y del oeste para reclutar jóvenes que quisieran saquear. ”A algunos instigadores ya los tenemos individualizados, porque había un par de autos dando vueltas y unas motos marcando dónde tenían que ir a robar. Están filmadas las patentes y las personas”, dijo ayer al mediodía el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti. La información sobre los hechos ocurridos en territorio bonaerense quedó a cargo del ministro de Seguridad, Ricardo Casal. A las 22, acompañado por el jefe de Gabinete Alberto Pérez, Casal informó que se llevaban detenidas 378 personas y que la jefa de los fiscales de la provincia, la procuradora María del Carmen Falbo, había dispuesto que todo el personal del ministerio público de los lugares afectados permaneciera en guardia las 24 horas.
Cerca de la medianoche, tras una jornada muy tensa que incluyó otros saqueos (algunos frustrados) en Matanza, José C. Paz, Beccar, Tres de Febrero, San Martín y Pilar, Berni terminó una serie de reuniones con Casal, el ministro de Seguridad y Justicia porteño, Guillermo Montenegro (el gobierno nacional se preocupó por garantizar que no hubiera ningún episodio en la Ciudad de Buenos Aires) y el titular de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Germán Montenegro. En las carteras de Seguridad de Nación y provincia confían en que los fiscales que están actuando (como el de Campana, Camilo Quiroga, y la fiscal general de Zárate-Campana, Liliana Maero) evaluarán las pruebas recolectadas para pedir el procesamiento de muchos de los detenidos. «

LEÉR MÁS  Jorge Gimenez: “Hubiese preferido habilitar la reelección de Cornejo pero no ampliar los miembros de la Corte”

”quieren desestabilizar”

El secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Hugo Yaski, sostuvo ayer que en el país ”hay sectores minoritarios” que quieren desestabilizar al gobierno nacional con los robos a supermercados. En tanto, el diputado Edgardo Depetri denunció que algunos punteros políticos y gremiales alentaron estos acontecimientos.
”Los trabajadores no comen vidrio, si hay dirigentes que tienen aspiraciones políticas bienvenidos sean”, dijo Yasky, pero agregó que la convocatoria del 19 de diciembre de Hugo Moyano y Pablo Micheli, ”fue un fracaso”. Por otra parte hizo manifiesto ”el compromiso de reclamar a las autoridades en cada una de las provincias el respeto por la vida, porque es lamentable el saldo de tres muertos, y es necesario garantizar para las próximas fiestas el clima de paz que los argentinos quieren”.
Depetri, quien también estuvo presente en la conferencia de prensa de la CTA, recordó que el gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, ”ya había denunciado que un sector de camioneros estuvo activando fuertemente esta protesta”, y mencionó la acción de ”punteros que militan con (el intendente Jesús) Cariglino en Malvinas Argentinas” y ”sectores en Avellaneda que trabajan para Baldomero Álvarez”.

LEÉR MÁS  La “solución” macrista al tarifazo es pagarlo en cuotas y con intereses

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here