Lo llamativo es que dentro de esa vasta mayoría que aprueba el spot, es elevadísima la proporción de los que directamente lo consideran muy bueno. Una minoría muy acotada, el 21 por ciento, consideró el corto malo o muy malo. Cuando se busca una mirada más profunda, nuevamente dos de cada tres consultados dijeron que el spot les pareció “una manera creativa de expresar la demanda argentina por la soberanía”.

Ibarómetro, la consultora que lideran Doris Capurro e Ignacio Ramírez, realizó una encuesta exclusiva para Página/12 a raíz de la polémica desatada por el corto realizado por la empresa Young & Rubicam y comprado finalmente por el gobierno nacional. En total se entrevistaron a mil personas del área metropolitana, respetándose las proporciones por edad, sexo y nivel económico-social.

Del corto se ha dicho de todo. Los isleños lo calificaron como una “falta de respeto”, el Comité Olímpico dijo que era politizar los Juegos, la sede central de Y&R pidió que no se emita más. Pero las críticas más duras surgieron dentro del país. Se habló de un nacionalismo a la vieja usanza, se dijo que no sirve para mejorar la relación con isleños y británicos, y no faltaron incluso comparaciones con películas realizadas durante el nazismo. En defensa del spot se ha dicho que no tiene espíritu bélico, que no es ofensivo y que se limita a remarcar que es territorio argentino.

LEÉR MÁS  “El peronismo está a kilómetros de distancia del ciudadano”

Las opiniones son ampliamente favorables al spot. El 40 por ciento de los consultados dice que es muy bueno, porque se trata de casi la mitad de los que opinaron. A esto se suma casi un 22 por ciento adicional que consideró bueno el corto.

“Las reacciones en torno del spot de Malvinas son consistentes con los sentimientos y posturas mayoritarias frente al reclamo de soberanía – diagnosticó Ignacio Ramírez, de Ibarómetro–. En este sentido, el spot resultó ampliamente valorado como una alternativa creativa y profesional de expresar un reclamo considerado legítimo por la inmensa mayoría de la sociedad. En este tema, como en otros, los retratos y representaciones de algunos medios principales pierden conexión con la manera de percibir, sentir y pensar de la opinión pública.”

LEÉR MÁS  Boudou en Comodoro Py

–Algunos cuestionaron que fue una especie de trampa, por la filmación casi clandestina. ¿Qué reacción produce?

–En todo caso, el ingrediente de transgresión (“pícaro”) fue recibido y valorado como una suerte de venganza simbólica, creativa, no belicosa. Asimismo, el insistente discurso mediático con respecto al aislamiento del mundo que anuncian recurrentemente ha perdido todo tipo de eficacia. Por cierto, el concepto mismo de aislamiento del mundo es una categoría tan antigua como impracticable. Creo que la oposición debería dejar de lado ese mensaje.

LEÉR MÁS  Los gobernadores rechazan la unidad del peronismo, no quieren a Cristina

Ramírez formuló su diagnóstico en base a preguntas de Ibarómetro que buscaron precisar un poco más la reacción de la gente ante el corto. La mitad de los consultados dijo que sintió orgullo al verlo. Es una proporción altísima. Y los encuestados no se habrían manifestado de esa manera de haber percibido algún contenido bélico en el spot. Hoy en día, la postura en favor de medidas de carácter bélico o agresivo es muy minoritaria, tal como se ha visto en numerosas encuestas: en ningún sondeo quienes sostienen esa posición llegan al 10 por ciento. Tampoco se percibe que el corto tenga un contenido ofensivo: sólo el 21 por ciento considera que es una provocación al gobierno británico.

Por Raúl Kollmann- Pagina 12

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here