El inicio del año llegó a la Argentina con algo más que calor, inestabilidad climática y cambios económicos. Llegó con buenas noticias: la tasa de mortalidad por cáncer en el país disminuyó casi un punto en promedio para ambos sexos durante la última década, destacándose la baja de 1,27 en cáncer de mama y de 1,05 en el de próstata. Los datos surgen del informe Cáncer en las Américas, elaborado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el marco del Día Mundial contra el Cáncer, celebrado el 4 de febrero, y marcan una tendencia regional, ya que son nueve los países que bajaron esas tasas: a la Argentina se suman Brasil, Canadá, Chile, Estados Unidos, México, Nicaragua, Paraguay y Venezuela.

Las campañas de prevención y el avance en los métodos diagnósticos que permiten una detección temprana de la enfermedad son las principales causas de esta disminución en las tasas de mortalidad. Pero la OPS va por más: alienta a los gobiernos de la región a continuar impulsando la prevención y el control, y centra su campaña de este año en disipar los mitos y conceptos erróneos que rodean la enfermedad.

Si bien la afección se mantiene como segunda causa de muerte en el continente –1,2 millones de decesos cada año–, la asesora en prevención y control de cáncer en la OPS, Silvana Luciani, destacó en conversación con Veintitrés que “el hecho de que en nueve países de la región haya disminuido la tasa de mortalidad por cáncer significa que se pueden hacer cosas contra la enfermedad. Eso derriba uno de los mitos más fuertes que rodean el cáncer: que no se puede hacer nada”.

El informe divide el continente en tres grandes regiones, América del Norte, América del Sur y América Central y el Caribe. Para cada país presenta datos de los principales tipos de cáncer en términos de mortalidad; las tendencias de las tasas de mortalidad por cáncer entre 2000 y 2010; los principales factores de riesgo (tabaco, alcohol, dieta, inactividad física, obesidad); factores sociodemográficos clave, y la disponibilidad de planes, políticas y servicios para la prevención y el control de la enfermedad. El objetivo declarado de la OPS es monitorear los progresos y evaluar las necesidades en cada área y en cada país, además de brindar información sustancial para elaborar políticas públicas en el tema.

A nivel nacional por primera vez los organismos públicos lanzaron una campaña de comunicación, “Hablemos de cáncer” (ver aparte), que apunta a otro de los mitos fuertes: “No es necesario hablar de cáncer”. Aun cuando puede ser un tema difícil de tratar, abordarlo abiertamente puede mejorar los resultados a nivel individual, de comunidad y de políticas.

Para Ricardo Kirchuk, médico oncólogo y director del Instituto de Oncología Ángel Roffo, “concientizar a la población es fundamental porque hace perder el miedo, la gente consulta antes y se hace los controles indicados para tumores prevenibles, como el de mama y de cuello de útero en las mujeres, y de colon y recto en los hombres. Además, se están descubriendo los mecanismos por los que se producen tumores; antes se consideraba poco menos que un castigo divino, ahora todos sabemos que obedecen a una combinación de la predisposición genética y el medio ambiente. Por eso a partir de la prohibición de fumar en lugares cerrados en Estados Unidos, disminuyó la incidencia del cáncer de pulmón en la mortalidad de hombres. Ahora está aumentando la incidencia de ese tipo de cáncer en mujeres, y en algunos países la tasa de mortalidad se aproxima a la de cáncer de mama”.

LEÉR MÁS  El gobernador Verna pedirá la nulidad del dictamen presidencial para construir la represa Portezuelo del Viento

Cáncer es la denominación genérica de un grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo. Comienzan con la modificación espontánea de una sola célula, generada por un agente externo o por factores genéticos hereditarios. Se manifiestan a través del desarrollo de un tumor (crecimiento incontrolado de las células). Pero no todos los tumores son sinónimo de cáncer. Aquellos en los que las células modificadas no se expanden a otras partes del cuerpo se denominan “benignos”; se pueden extirpar y, en general, no se repiten. En tanto aquellos en los que las células se dividen sin control, invaden y/o destruyen el tejido aledaño y/o ingresan al torrente sanguíneo o al sistema linfático, son los denominados “malignos” o cáncer. El factor hereditario incide en un pequeño porcentaje del total de los casos de cáncer. Y en algunas ocasiones hay factores infecciosos que favorecen el desarrollo de tumores, como el Virus del Papiloma Humano (VPH) y el Virus de la Hepatitis B (VHB).

Los especialistas aseguran que un tercio de los tipos de cáncer más comunes puede prevenirse con la aplicación de estrategias correctas.
Los especialistas aseguran, apoyados en estudios específicos, que un tercio de los tipos de cáncer más comunes puede prevenirse con la aplicación de estrategias correctas.

Según el Informe de la OPS, la mitad de las muertes por cáncer en el continente ocurre en América latina y el Caribe. La Argentina, junto con Trinidad y Tobago y Cuba, se encuentra entre los países de la región con tasas más altas de mortalidad por cáncer, a pesar de haber disminuido los índices en casi todos los tipos. México, Nicaragua y El Salvador tienen las tasas más bajas de mortalidad.

En la Argentina esta enfermedad es la primera causa de muerte de personas entre 35 y 64 años, pero puede prevenirse, tratarse y curarse; y en aquellos casos donde la cura no es posible, se puede retardar el avance y mantener una buena calidad de vida. En hombres los tipos de tumores más comunes son los de pulmón (21%) y de próstata (13%), en tanto para mujeres el más frecuente es el de mama (20%), seguido por el colorrectal (12%). Los cuatro ítems redujeron su tasa de mortalidad, según el informe de la OPS, y en el caso de cáncer de mama también bajaron sus índices Canadá y Estados Unidos. Las excepciones locales en esta tendencia son el cáncer colorrectal en hombres, que aumentó 0,4 puntos, y el de pulmón en mujeres, que subió 2,32 puntos.

En 2010, último año relevado por la OPS, murieron 57.459 argentinos a raíz de cáncer, 4.200 más que en 2000. Pero la mayor cantidad total de muertes no contradice la disminución de la tasa de mortalidad, ya que se explican en el aumento poblacional. La tasa es el número de muertes por cien mil personas e indica la posibilidad de enfermedad y muerte. Esa proporción es la que bajó en la última década.

Kirchuk sostuvo que es “una buena noticia. Según la Organización Mundial de la Salud es una enfermedad crónica, la más importante. Con el aumento en la expectativa de vida, la longevidad, es natural que haya más cantidad de muerte, pero la gente muere más tardíamente. No todos los enfermos de cáncer se curan pero aumentaron el tiempo de vida con la enfermedad, incluso en los de pulmón o colon avanzado. Antes se estimaba en seis meses la sobrevida, ahora en dos años. En cuanto a la baja en la tasa del cáncer de mama no se produjo sólo en la Argentina, es una tendencia mundial y obedece a la generalización de la mamografía como método diagnóstico pero también a los nuevos tratamientos para los casos en que se detecta tempranamente”.

LEÉR MÁS  Barrionuevo y Moyano se unen para rechazar la pauta del 15%

La médica oncóloga y coordinadora técnica del INC, María Viniegra, reflexionó ante Veintitrés que “podemos festejar este logro, pero necesitamos reducir aún más esos índices. Los números indican que lo que hicimos está bueno, pero no es suficiente. Debemos organizar mejor los servicios de salud para favorecer la prevención, el diagnóstico y el tratamiento. Promover la investigación para lograr métodos de tratamiento más efectivos y menos agresivos y promover que esas innovaciones científicas lleguen a la población”.

Para Viniegra, la baja en la tasa del cáncer de mama obedece “a la detección temprana y al tratamiento más efectivo, pero todavía es alta, debemos reducir más esa mortalidad. El gran negado entre los tipos de cáncer es el colorrectal, nadie habla de eso, pero es importante la detección temprana y para eso tenemos un instrumento sencillo y eficaz: el análisis de sangre en materia fecal, recomendable a partir de los 50 años. En cuanto al cáncer de pulmón, baja en hombres y sube en mujeres porque las políticas antitabaco están dirigidas a los hombres y la industria tabacalera cambió su blanco: el objetivo de la publicidad actual son mujeres y adolescentes, los más susceptibles porque están menos protegidos. El 30% de las muertes tumorales podrían evitarse si nadie fumara. Sin duda medidas como la prohibición de fumar en lugares cerrados tuvo alguna incidencia, pero en salud el efecto de esas medidas se ve muchos años después. Estamos por buen camino, sin duda. Pero en salud, prevenir es también evitar conductas que hacen daño y llevar adelante las que benefician”.

En el mismo sentido se expresó Silvana Luciani: “La mortalidad de mujeres por cáncer de pulmón obedece al tabaquismo. Pero se puede prevenir, se pueden disminuir los riesgos, dejar de fumar, llevar una vida más saludable, hacer las consultas médicas y chequeos necesarios para detectarlo tempranamente, algo muy importante en los cánceres curables”.

La mortalidad femenina por cáncer de pulmón está creciendo, además de la Argentina, en Chile, Colombia y Perú, mientras que disminuye tanto para hombres como mujeres en Canadá, Estados Unidos, México y Nicaragua.

La especialista de la OPS lamentó que la Argentina tenga tasas de mortalidad “más altas que otros países de la región, alcanzando cifras similares a las de Estados Unidos. Es debido a los cambios demográficos, de estilo de vida y por envejecimiento de la población. En cuanto al estilo de vida, notamos que la obesidad afecta el 20% de la población, un alto porcentaje, que en hombres el 30% es fumador y que en adolescentes ese porcentaje llega al 24, lo cual es preocupante”.

En cuanto al cáncer de próstata, la reducción de las tasas alcanza, además de a la Argentina, a Canadá, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela y Estados Unidos, en tanto en Cuba muestra un crecimiento. “Se cura más que antes, pero la disminución en la mortalidad es pequeña, por eso los centros de salud especializados de la Unión Europea y de Estados Unidos sugieren no hacer el control PSA. Además son tumores indolentes que no van a matar al paciente”, comentó Kirchuk. PSA es la forma abreviada en que se denomina una proteína producida por las células de la próstata y de cuyos resultados depende la decisión de indicar otros estudios, como una biopsia, para confirmar o descartar un cáncer de próstata.

LEÉR MÁS  Macri avala la construcción de Portezuelo del Viento

“Nosotros tampoco lo recomendamos –señaló Viniegra–, porque si bien el cáncer de próstata es bastante frecuente, se da en hombres muy mayores y el tratamiento es muy agresivo y presenta muchos efectos adversos. El balance costo-beneficio demuestra que los riesgos superan los beneficios. Y los que contraen la enfermedad, en general, mueren ‘con’ cáncer de próstata y no ‘de’ cáncer de próstata”.

Específicamente para la Argentina, Luciani destacó la importancia de que “el gobierno y el Ministerio de Salud están actuando sobre el tema. Por un lado la creación del Instituto Nacional de Cáncer y por otro el impulso a los efectores de salud para que realicen detección temprana y tratamiento. Además, la excelente campaña ‘Hablemos de cáncer’, porque hablar del tema, nombrar la enfermedad, reduce el estigma social y el peso psicológico que tiene sobre las personas afectadas y sobre la sociedad en general”.

Si a este análisis de lo que podría considerarse como una fría estadística se le suma el trabajo constante en investigación que realizan los científicos argentinos –del que esta revista publicó un panorama en su edición del 12 de septiembre de 2012–, la conclusión general es que el país va por buen camino sin perder de vista lo que resta por hacer.

Hablemos de cáncer

Carina, Adriana, Rosenda, José, Cristian, Oscar, María Gabriela, María José, Cristina y Alejandra tuvieron o tienen cáncer. Y lo cuentan sin golpes bajos. Todos respondieron a la convocatoria que el Ministerio de Salud de Nación lanzó en las redes sociales. Sus testimonios conforman la campaña de comunicación “Hablemos de cáncer”, la primera que desde el ámbito público aborda la problemática de la enfermedad.

Además de la cartera sanitaria, en la iniciativa participaron la Secretaría de Comunicación Pública de la Presidencia de la Nación y el Instituto Nacional del Cáncer (INC). De acuerdo a María Viniegra, del INC, “invitamos a la gente a que hable de cáncer. Cuando las personas enfermas callan se sienten aislados, se deprimen y pueden tomar decisiones no correctas; familiares y amigos deben animarse a hablar, porque los cercos de silencio aíslan al paciente. Cuando se le pone nombre a la enfermedad deja de tener poder mágico. Aunque lo ignoremos, el cáncer seguirá estando. Hay que hacerle frente, reconocer que existe y construir un mejor camino para seguir la vida”.

La propuesta apunta a informar y romper el estigma que rodea la enfermedad. Ante la palabra cáncer es inevitable pensar en sufrimiento, deterioro y muerte. Sin embargo, la enfermedad puede prevenirse, diagnosticarse, tratarse y, muchas veces, curarse.

Los videos pueden verse en la página del ministerio (www.msal.gov.ar/inc/hablemosdecancer, que además tiene un formulario para consultas) y se transmitirán durante la emisión de Fútbol para Todos durante el fin de semana.

Riesgo y prevención

Los factores de riesgo, según los especialistas, se relacionan con los hábitos y la alimentación. Alto índice de masa corporal, bajo consumo de frutas y hortalizas, inactividad física, consumo de tabaco e ingesta excesiva de alcohol, son los factores a los que se atribuye el 30 por ciento de las muertes por cáncer. El sobrepeso y la obesidad están asociados como causa de varios tipos de cáncer, entre ellos de esófago, colorrectal y endometrio. La prevención incluye aumentar el consumo de frutas y verduras, reducir el consumo de grasas de origen animal y de ácidos grasos trans (pastelería, snacks y golosinas). Realizar alguna actividad física al menos 30 minutos por día.

Veintitrés 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here