Dirigentes y sindicalistas salieron al cruce del paro de transporte impulsado por gremios opositores

Dirigentes y sindicalistas manifestaron su desacuerdo con la medida de fuerza anunciada por 22 gremios del transporte para mañana entre las 4 y las 7, mientras que el ministro del área, Florencio Randazzo, aseguró que la medida es ”contra los laburantes” porque ”perjudica a los trabajadores que a esa hora salen a trabajar” y el reclamo ”es un tema vinculado a los salarios de mayor poder adquisitivo”.

Ante la ratificación de los gremios de la realización de asambleas informativas que provocarán la paralización del servicio de transporte público durante esas horas, Randazzo junto al titular de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia y el metrodelegado Roberto Pianelli salieron al cruce de la metodología de protesta adoptada por los sindicatos del transporte automotor, ferroviario, aerocomercial, portuario y marítimo en reclamo de una demanda de ”cambios” en la aplicación del impuesto a las Ganancias.

Al respecto, Randazzo consideró que ”el paro de transportes de mañana no es bueno. Es un paro contra los laburantes. Tenemos que utilizar el sentido común y ser prudentes. No me parece que el camino sea un paro, que termina siendo un paro contra los trabajadores”.

Para el ministro, la medida de fuerza ”no es el mejor camino” y agregó que el reclamo ”es un tema vinculado a los salarios de mayor poder adquisitivo”.

En coincidencia con Randazzo, la presidenta de la Comisión de Transporte de Diputados, María Eugenia Zamarreño (FpV), sostuvo que ”el paro perjudica al pueblo trabajador porque hacen una asamblea inexistente en un horario clave” y además consideró que la medida ”tiene por objetivo extorsionar al pueblo” y ”no es un reclamo sindical”.

LEÉR MÁS  Cambia Mendoza se mostró unido para celebrar los 35 años de democracia

Sin medias tintas, ”es una operación política de quienes en algún momento han sido sindicalistas, pero hoy se dedican a extorsionar”.

A su turno, Sasia aseguró que la Unión Ferroviaria no realizará mañana ”ningún tipo de medida de fuerza ni asamblea”, en el marco de la jornada de protesta que protagonizarán algunos sindicatos del transporte.

El ferroviario, quien participó de la última reunión de la mesa de conducción de la CGT que lidera Antonio Caló, sostuvo que ”las demandas las estamos tratando con el Ejecutivo, a través de la Confederación General del Trabajo”.

Sobre el reclamo que realizan los otros sindicatos de transporte, Sasia afirmó que si bien ”la Unión Ferroviaria no participa de ninguna medida, no quiere decir que no compartamos algunos temas” y destacó además ”la responsabilidad y seriedad” de los gremios de la CGT oficialista, los cuales ”priorizamos el diálogo con el gobierno nacional” para resolver las demandas gremiales.

En tanto, el secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro, Roberto Pianelli, ratificó que los metrodelegados no participarán ”de ninguna medida de fuerza” y agregó: ”Los trabajadores del subte no paramos porque es un paro de los colectiveros y de los ferroviarios”.

Pianelli señaló que su reclamo ”no está dirigido al gobierno nacional, sino al porteño”, a quien le solicitarán una recomposición salarial.

Con respecto a la posibilidad de que la Unión Tranviaria Automotor intente garantizar la medida de fuerza en el subte, el metrodelegado opinó que la UTA ”por más que apele a patotas, no tiene peso real en el subte”.

LEÉR MÁS  Ordenaron la excarcelación del ex vicepresidente Boudou

Desde los gremios vinculados al titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, explicaron que la medida de fuerza que impulsan son ”asambleas de tres horas en los lugares de trabajo” aunque aclararon que ”no es un paro”.

”No será un paro. Las asambleas se realizarán por la ausencia de cambios en las escalas de ganancias y en demanda de que se exceptúe el pago de ese tributo al aguinaldo de diciembre y que se otorgue un bono compensatorio para activos y jubilados”, explicó Juan Schmid (Dragado y Balizamiento) en un comunicado.

Al mismo tiempo, en declaraciones a radio La Red, Schmid reconoció que ”seguro” quienes deban iniciar sus tareas ”entre las 7 y las 9 van a tener demoras”.

Más allá de las divergencias en la denominación de la medida, los transportes públicos afectados por la medida verán afectado su funcionamiento entre las 4 y la 7, cuando gran parte de los ciudadanos utilizan estos servicios para concurrir al trabajo y a clases, ya que los servicios demorarán varias horas en normalizar su funcionamiento.

Aunque el gremio mayoritario no realice ”asamblea informativa”, existen varios sindicatos involucrados en ese sector, como es el caso de los trenes, en el que la Unión Ferroviaria no para, pero La Fraternidad sí lo hace y, por lo tanto, el servicio de ferrocarril no funcionará, afectando a los trabajadores que utilizan las diferentes líneas de trenes.

La medida de fuerza afectará también el movimiento económico por la falta, en esas primeras horas, de los servicios de transporte de carga y portuarios que afectarán la logística de la jornada.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here