Dilma lo aseguró esta tarde en Casa de Gobierno durante la declaración conjunta que brindó con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al cabo del encuentro bilateral mantenido por ambas mandatarias.

En ese marco, Dilma se refirió a la situación planteada a partir de que la empresa minera del vecino país anunció hace casi dos meses su intención de no concretar una inversión en nuestro país, y allí manifestó que ”conocemos la importancia de las relaciones entre Argentina y Brasil, de las inversiones recíprocas que justifican la firme convicción de que el diálogo es el mejor camino para encontrar soluciones”.

A la vez, destacó que por ese creciente vínculo ”es necesario ampliar el comercio y las inversiones, además de los flujos financieros para distintas actividades”, entre las que mencionó las culturales y educativas.

La empresa minera brasileña Vale S.A. anunció el 11 de marzo pasado su decisión de suspender la construcción del proyecto Potasio Río Colorado, que contemplaba la explotación de un yacimiento de potasio en el departamento mendocino de Malargüe, el tendido de una línea de ferrocarril y la instalación de un puerto.

Cuatro días después del anuncio de la empresa, el ministro de Trabajo dictó la conciliación obligatoria luego de que la minera brasileña no se presentó en la reunión convocada para aquel día en la cartera laboral para analizar la situación.

Cuando Vale dio a conocer la noticia, el Gobierno Nacional lamentó ”la decisión unilateral” de la empresa de abandonar el proyecto pese a los esfuerzos realizados por parte del Estado Nacional y de las jurisdicciones provinciales y municipales involucradas para garantizar la continuidad del proyecto.

El Ministerio de Trabajo dispuso el 18 de abril la apertura de un procedimiento preventivo de crisis en el conflicto suscitado entre los trabajadores, empresas contratistas y subcontratistas afectados por la decisión de la minera Vale de suspender el proyecto Potasio Río Colorado.

La medida -tomada a través de una resolución- fue adoptada debido a que estaba por vencer el período de conciliación obligatoria dictada por la cartera que conduce Carlos Tomada, y su finalidad fue ”encontrar un mecanismo de negociación entre los actores sociales involucrados, que permitan preservar todos los puestos de trabajo”, según se informó desde el ministerio Trabajo a través de un comunicado.

Sin embargo, esta noche Rousseff manifestó su convicción acerca de la posible solución respecto de la inversión prevista por Vale.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here