En una nota publicada hoy en el diario Financial Times, Jorge Argüello señaló que la Argentina tuvo que tomar acciones dado el ”aumento de la dependencia en costosa energía importada debido al fracaso de Repsol de invertir en nueva exploración en Argentina”.

De no haberse recuperado YPF, afirmó, ”hubiera sido una traición de nuestra promesa a los argentinos de hacer todo lo posible al alcance del gobierno para mantener la autosuficiencia energética, crítica para nuestro crecimiento económico y competitividad”.

En la misiva, el diplomático sostuvo que el crecimiento económico que ha registrado la Argentina desde 2003 -a la par de China e India, liderando así en el hemisferio junto con Brasil- ”se vio amenazado por la escasez de combustible y aumento de precios” siendo que ”desde que Repsol compró YPF, la producción de crudo ha caído un 54 por ciento”.

LEÉR MÁS  El gobierno contrató a una empresa estadounidense para buscar al submarino ARA San Juan

A su vez, el funcionario explicó que un ”principal punto de desacuerdo” de las partes, ”era un conflicto de interés entre la mayoría de accionistas de YPF (Repsol) y los objetivos de desarrollo de Argentina”.

Así, ”mientras el beneficio neto de YPF en 1997-2011 fue de 16.6 mil millones de dólares, 14.2 mil millones de dólares fueron a los inversores como dividendos y, durante el mismo período, nuevas reservas probadas de petróleo en Argentina fueron prácticamente inexplotadas” dando como resultado que ”el año pasado, fue la primera vez en más de dos décadas que Argentina registró un déficit comercial en combustible”.

LEÉR MÁS  Denunciaron a Estela de Carlotto en el Inadi por sus dichos sobre la escritura de Centeno

La carta resaltó además que mientras que ”la mayoría de los productores mundiales de petróleo y gas, desde México a Noruega, poseen o controlan estrictamente los recursos de hidrocarburos”, la Argentina ”era el único país en América latina que no tenía control sobre este recurso estratégico”.

Ahora, tras la recuperación de la empresa petrolera soberana, ”la obligación de YPF es volver a reenfocar sus objetivos para servir a los intereses de nuestro país y ciudadanos, no sólo a sus accionistas privados”, dijo.

LEÉR MÁS  Gustavo Majstruk: "En el PJ se ven las mismas caras desde hace décadas"

Argüello afirmó entonces que YPF ”continuará siendo una compañía con participación privada” y que la Argentina ”está abierta a nuevas inversiones extranjeras en YPF siempre que esa inversión lleve a la expansión de la producción de petróleo y gas y no sólo a la transferencia de ganancias para pagar dividendos”.

Para concluir, mencionó que ”la economía argentina está creciendo a pesar de la grave situación financiera en todo el mundo, abriendo oportunidades de inversión rentables”.

Bajo ese marco, ”haremos todo lo que podamos para revertir el desempeño insatisfactorio de YPF porque impacta nuestra independencia, crecimiento futuro y el bienestar de nuestros ciudadanos”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here