La situación de precios y rentabilidad de la fruta es una historia repetida en el Sur provincial, pero este año los números son preocupantes y muchos productores no logran sacar ningún tipo de ganancia por su fruta.
El análisis más preocupante lo realizó el delgado de Mendoza de la CRA (Confederaciones Rurales Argentinas), quien habló de la posible desaparición de unos 3 mil productores de ciruelas, damascos y duraznos, principalmente en el Sur provincial.
Según explica Mario Leiva, “desde abril y mayo podrían quedar fuera de todo esquema productivo producto de la rentabilidad cero que tienen sus establecimientos, sumado al incremento de hasta un 700% que les reportarán las próximas facturas de servicio eléctrico”.
“Este fue un año atípico para la producción de fruta. El productor ya tenía una rentabilidad negativa desde hace años, y se dio un hecho singular: este año hubo una muy buena producción de damascos que se tiró; también de duraznos, que se tiró la mitad; y de ciruelas, que también se tiró. La producción fue normal, no tuvimos problemas climáticos. Esto llevó a que en San Rafael o Alvear se pagara 3,50 pesos por el cajón de durazno, pero en el callejón de la finca el costo de producción es de 3,50, lo que da rentabilidad cero”, explicó Leiva.
Según el directivo de CRA, “en el caso de la ciruela hubo problemas, la industria no puede recibir tal cantidad de fruta, por lo que hay que tirarla. Por ello, si no hacemos un plan de rescate para el sector frutícola mendocino en abril y mayo, perdemos unos 3.000 productores y los más afectados son los de General Alvear y San Rafael”.
Pese a que el sector desde hace dos años se vio beneficiado con una mejora en el tipo de cambio y la caída de las retenciones, Leiva comentó que hoy se “pierde competitividad” por el encarecimiento que sufre el productor frutícola por vía de “impuestos y tarifas eléctricas”.

TARIFAS
El fuerte incremento de entre 600 y 700% que tuvo la tarifa eléctrica en la provincia afecta muchísimo a los productores, principalmente a aquellos que utilizan bombas para extraer agua.

Ante esto, se solicitó a la Provincia una tarifa menor y que se tome el ejemplo de los arroceros en Entre Ríos, quienes lograron una tarifa diferencial. Hay que destacar que los arroceros deben “inundar” sus campos con bombas de riego para poder cultivar.
“Pagábamos unos 3 mil a 4 mil pesos antes del aumento y ahora pagamos entre 15 y 16 mil”, afirmó el delegado de la CRA, quien destacó que “hay fincas que pagan hasta 100 mil por mes. Atender el pago de esta tarifa se hace inviable para la producción de todos los segmentos, aunque sin duda hay que ayudar a los más débiles”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here