Siguen apareciendo más detalles sobre la corrupción política. La causa judicial que inició el abogado Ricardo Monner Sans contra Andrea del Boca, el Ministerio de Planificación y la Universidad de San Martín (UNSAM) comenzó a expandirse a otros negocios que concretó la universidad pública con la cartera que manejaba Julio De Vido.
Según indica el diario Clarín, un testigo de identidad reservada en el juzgado de Sebastián Casanello denunció que se gastaron 14 millones de dólares en equipos Viacom de efectos especiales para que “amigos K de Santa Cruz hicieran clandestinamente negocios privados audiovisuales con fondos públicos”.
La operación se concretó el año pasado, cuando una “ortopedia, sin experiencia en el rubro audiovisual”, le vendió a Planificación equipos para animación, como los que usa el estudio de cine internacional DreamWorks, en una operación “arreglada de antemano”. Y luego los transfirió a la UNSAM, para que los usen productoras de cine y televisión.
La compra de los equipos de efectos especiales la hizo Planificación, para su Centro de Investigación Aplicada en Recursos Digitales (CIARDI).
Pero luego fueron cedidos al laboratorio de Ciencia y Ficción de la UNSAM, Chrysalis, donde se instalaron un día antes de las elecciones en la segunda vuelta presidencial.
El mayor proyecto que desarrolla Chrysalis es una película de animación dirigida por Gutiérrez, llamada Quixote, “un proyecto de animación sin precedentes en Latinoamérica”, que reinventa el clásico de Cervantes, anunció la UNSAM. Un adelanto con el trial de esa película fue presentado en el Festival de Cannes, en mayo de este año.
El testigo de identidad reservada dijo que Brunetti y Gutiérrez podrían estar vinculados con el presidente del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta.
LEÉR MÁS  El silencioso alejamiento de Ernesto Sanz del Gobierno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here