El abogado de la misteriosa desaparición en la triple frontera alrededor de las Cataratas de Iguazú y detenido el martes en la ciudad paraguaya de Encarnación, Jorge Chueco, fue trasladado ayer al Edificio Centinela, sede de la Gendamería, y hoy será indagado por el juez federal Sebastián Casanello en el marco de la causa sobre la llamada ”ruta del dinero K”.
Mientras tienen a cargo otras causas de importancia por estar en turno con las fuerzas de seguridad, en el juzgado a cargo de Casanello trabajaban anoche en el pliego de preguntas que le harán a Chueco, imputado formalmente el lunes, cuando se ordenó su captura nacional e internacional en la misma resolución en la que fue procesado el empresario kirchnerista Lázaro Báez. Seguramente sólo deje un escrito a modo de defensa y no conteste preguntas del tribunal. Dos abogados ya se presentaron en la causa en su nombre. Ellos son Juan Martín Cagni Fazzio y Ezequiel Altinier, según dijeron fuentes judiciales.
Chueco quedó alojado en un calabozo del edificio sede de la Gendarmería, adonde había sido trasladado en avión desde Posadas. Allí había pasado la noche tras ser ubicado en un hotel de Encarnación el mediodía anterior sin documentos y corroborarse su identidad a través de sus huellas dactilares. Y seguramente seguirá preso tras su declaración de hoy hasta que le dicten la prisión preventiva.
Dadas las condiciones en las que dijeron haberlo visto en los hoteles de Paraguay y Puerto Iguazú en los que se alojó -con alcohol y ansiolíticos en las habitaciones- Casanello ordenó que le hicieran una revisión médica, básicamente para determinar si está en condiciones de declarar.
En principio sería trasladado hoy temprano desde Gendarmería a los cercanos tribunales federales de la Avenida Comodoro Py, en medio de un fuerte operativo de seguridad como el que se vio en el traslado de ayer desde Misiones hasta, primero Aeroparque y luego el Edificio Centinela.
De acuerdo con la información existente en la causa, Chueco intervino en la operación de compra de la financiera SGI, más conocida como La Rosadita, por parte de Pérez Gadín a Federico Elaskar, quien luego dijo por televisión, en 2013, que se la habían robado bajo amenazas. La Rosadita es donde se contaban los dólares por los que ya fueron procesados por lavado de activos Báez, su hijo y otros investigados.
Como apoderado de la firma Helvetic Services Group Chueco habría participado del otro hecho de lavado que investiga el juez a partir de datos colectados en su momento por el fiscal José María Campagnoli, quien casi es destituido a raíz de esto por iniciativa de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó. Chueco fue uno de los testigos que declaró en ese juicio político inconcluso, a propuesta de la acusación llevada adelante por el fiscal Adolfo Villate.
De acuerdo con las constancias judiciales, la firma de Chueco aparece como endoso en nueve cheques a través de los cuales Austral Construcciones recibió unos 33 millones de pesos en su cuenta bancaria en una operación de ”autocompra o autoventa” de títulos de la deuda pública nacional a través de Helvetic. Este será el hecho de lavado que le imputará hoy el juez.
”Las operatorias consistían en transferencias de dinero procedente de fuentes ilícitas desde SGI Argentina SA a Helvetic Services Group SA; a su vez esta firma, que registraba una cuenta comitente en la sociedad de bolsa ‘Financial Net Sociedad de Bolsa’, adquiriría bonos de deuda soberana; luego esos títulos se transferían en dólares a través de un sistema de compensación y liquidación en Suiza y finalmente reingresarían al país para ingresar al patrimonio de Austral Construcciones SA”, dijo Casanello en la resolución del lunes.
Además, el magistrado recordó en ese mismo documento que la sociedad de bolsa mencionada informó a la Justicia que ”la solicitud de apertura de registro de la cuenta comitente fue presentada el día 10/12/12 por Néstor Marcelo Ramos y Jorge Chueco, como titulares o representantes legales de Helvetic”.
Casanello había recibido la semana pasada la recomendación de su tribunal superior, la Cámara Federal, de ahondar en la maniobra de lavado denunciada originalmente por TV por Elaskar y Fariña, aunque luego retractada en la causa. La reciente declaración de este último como ”arrepentido” aceleró todo.
LEÉR MÁS  Corridas, piedras y gases durante el tratamiento de la reforma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here