Después de que un programa de TV cordobesa y el Frente Cívico lanzaran sospechas sobre el uso que se le dio a un avión que el gobierno provincial contrató a fines del año pasado, el bloque de legisladores de la UCR?presentó ayer un pedido de informes para que el jefe de Gabinete, Oscar González, detalle cuál fue el cronograma de vuelo de la aeronave privada que pertenece a Baires Fly y que fue utilizada para uso oficial.

El proyecto fue presentado por el legislador Rodrigo de Loredo y apunta a que la Provincia ”dilucide supuestas irregularidades respecto al cronograma de vuelo de un avión contratado el año pasado”. La sospecha que lanzó el programa ADN, que emite canal 10 de Córdoba, es que la aeronave estaría siendo usada para viajes personales del gobernador José Manuel de la Sota; pero lo más grave es lo que dijo Luis Juez:?el senador por el Frente Cívico señaló que están cerca de comprobar que el avión habría sido comprado por Horacio Miró, a quien esa alianza opositora sindica como ”testaferro” del gobernador, y que se habría utilizado además para hacer viajes a paraísos fiscales.

LEÉR MÁS  Hallan bomba casera con amenazas a Patricia Bullrich y al juez Bonadio

Juez declaró que el avión sería del mandatario provincial y que fue adquirido a través de Miró. El planteo público del senador se complementó con un pedido de informes realizado por el propio Juez a la Unidad de Investigación Financiera (UIF) y la Dirección de Información Aeronáutica para establecer si ese avión de Baires Fly se usó durante el año pasado para hacer viajes a paraísos fiscales.

Según Juez, además la compra del avión estaría siendo pagada por el Estado provincial a través de la contratación de horas de vuelo.
Ricardo Fonseca, legislador del Frente Cívico, amplió el espectro de las supuestas irregularidades y señaló que el gobernador estaría utilizando la aeronave para realizar vuelos personales a Río Cuarto.

A partir de esas sospechas, el legislador radical De Loredo dio a conocer un comunicado en el que puntualizó:?”Solicitamos información, fundamentalmente, sobre el cronograma de vuelos de dicho avión, el detalle de los lugares puntuales visitados y sus motivos, si se recorrieron diversos paraísos fiscales, con qué motivo, si se visitaron entidades bancarias, si se realizaron transacciones financieras. En caso de responder afirmativamente, deberá informar el detalle de las mismas”.

LEÉR MÁS  Peña: “No convocaremos a sesiones extraordinarias del Congreso en febrero”

Además, De Loredo reclamó que el Ejecutivo detalle si los viajes fueron realizados por miembros del gabinete provincial o si lo hicieron personas que no trabajan en la Administración Pública cordobesa. En ese aspecto, la UCR le apunta a la figura de Miró, a quien el Frence Cívico señala como ”el monje negro de De la Sota” y ”el gobernador en las sombras”.

Cláusulas ilegales

Según De Loredo, el acuerdo de contratación que se conoce ya de por sí cuenta con cláusulas ilegales, más allá del destino que haya tenido realmente el avión de Baires Fly. ”Hay cláusulas ilegales para este tipo de contratos, puesto que atentan contra el principio de transparencia y publicidad de los actos de gobierno plasmado en la Constitución de la Provincia”. Es que el contrato tiene un acuerdo de confidencialidad que le impide a la empresa privada dar a conocer para qué se usa el avión y cuál es el costo que paga la Provincia.

LEÉR MÁS  Triaca insultó a una empleada doméstica por WhatsApp y tuvo que pedir perdón

La polémica por el Lear Jet comenzó en noviembre del año pasado, cuando Juez anunció que denunciaría al gobierno de De la Sota por contratar de manera directa con la empresa Baires Fly 200 horas de vuelo del Lear Jet 60. Según el senador, el desembolso total por ese contrato sería de 3.667.248 pesos.
Entonces, la Provincia señaló que el servicio incluía 200 horas de vuelo, 100 horas de espera y 200 noches de pernoctación y que iba a ser usado completamente por De la Sota para cumplir con su agenda oficial. Por entonces, González señaló que se llegaron a pagar 900 mil pesos porque fue lo que se usó.

Recién ahora se vincula aquella contratación con las denuncias de lavado de dinero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here