Cumbre radical para evitar fugas al FR

Las escaramuzas entre el massismo y la UCR, por la supuesta posibilidad de que dirigentes del radicalismo se pasen a las filas del Frente Renovador, se han vuelto una de las novelas del verano. En el capítulo de ayer se sumaron el senador por Corrientes, el boina blanca Eugenio Nito Artaza, y, del otro lado, el intendente de San Miguel y aliado de Sergio Massa, Joaquín De la Torre. ”La UCR puede construir votos en todos sus espacios territoriales. No se alquila más, tampoco al menemismo vintage de Massa y (Mauricio) Macri”, disparó el capocómico. Y De la Torre lo replicó: ”Si hay dirigentes radicales que quieren venir, el problema no se llama Massa sino UCR, que hace que se quieran ir.”

El culebrón arrancó la semana pasada. Fue cuando Sergio Massa anunció desde Pinamar, donde había ido a pasar el Año Nuevo, que lanzaría una corriente dentro de su fuerza con el nombre de ”Radicales del Frente” para atraer dirigentes de la UCR. A partir de este anuncio, llovieron declaraciones de boinas blancas de todas las latitudes para cuestionar al ex intendente de Tigre y a los correligionarios que se pasaron al massismo antes de la última elección, como el alcalde de San Isidro, Gustavo Posse, y el de Junín, Mario Meoni.

LEÉR MÁS  Guillermo Elizalde: “En el PJ sobran candidatos”

Esa batería de acusaciones, a la que también se sumó el socialista Hermes Binner, que apuesta a conformar –y liderar– un frente nacional con la UCR para 2015, fue también una forma de tirar un mensaje hacia dentro del radicalismo, intentando dejar asentado que no serán gratis los coqueteos con el massismo.

Sin embargo, más allá de estos chispazos, no ha habido ningún anuncio significativo. Los dirigentes que el massismo apuesta a incorporar son los que han demostrado tener buen caudal de votos en sus distritos. En esa lista están, entre otros, el diputado por Tucumán, José Cano; el intendente de Ushuaia, Federico Sciurano; y el de Córdoba capital, Ramón Mestre.

En una entrevista publicada por Tiempo Argentino el domingo pasado, Cano descartó la posibilidad de sumarse a la fuerza de Massa. Sciurano (”No buscamos atajos”, dijo). Y, un día más tarde, declaró: ”Soy radical. Lo voy a ser toda mi vida y mucho más ahora que me toca conducir el partido a nivel provincial.”

LEÉR MÁS  La nueva titular de la Coalición Cívica confirmó que seguirán en Cambia Mendoza

En el caso de Mestre, que está de vacaciones, fuentes del radicalismo cordobés le aseguraron a este diario que ”es imposible” que se pase al massismo. Recordaron que el poder de Mestre viene creciendo dentro de la UCR. De hecho, en la renovación de autoridades del Comité Nacional, la concejal Carla Abogauch, ”mestrista” ella, se quedó con la vicepresidencia segunda del partido.

En el radicalismo señalaron también que la disputa con Massa se centra en la provincia de Buenos Aires, en la que la UCR no hizo una buena elección. Por eso, remarcaron que están ”estudiando” realizar una ”cumbre” con varios dirigentes –a los que se sumarán Binner y otros referentes del FAP– en la Costa. La plana mayor del radicalismo parte de la base de que mostrar una coalición consistente con el FAP ayudará a contener a quienes piensan cruzar de vereda. Esa cumbre sería antes de que se termine enero y, a mediados de febrero, habría otra para avanzar en una agenda parlamentaria común

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here