El vicepresidente, Amado Boudou, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, presidieron ayer en Tecnópolis el acto inaugural por la décima edición de la Semana Argentina de la Salud y la Seguridad en el Trabajo. Además de destacar las mejoras registradas en materia de prevención laboral, los funcionarios destinaron duras críticas a ciertos sectores de la oposición, con los ecos del áspero debate por la reforma judicial todavía latente.

”Hoy muchas cosas parecen muy naturales, pero hace diez años era impensable adoptar la ley para trabajadores en casas particulares, el nuevo estatuto del peón rural o convertir en delito el uso del trabajo de los niños, cuando en una época el trabajo infantil crecía todos los días”, sostuvo Tomada.

Secundado por el superintendente de Riesgos del Trabajo, Juan González Gaviola, y el dirigente de la UIA, José de Mendiguren, Tomada señaló que ”se terminó el tiempo de buscar la competitividad a partir de la degradación de las condiciones de trabajo”. Asimismo, Gaviola resaltó que entre 2005 y 2012 los accidentes laborales bajaron en un 27% y los mortales un 35 por ciento.

Ausente el titular de la CGT Antonio Caló por encontrarse de viaje, la representación de la central obrera recayó en José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias. Además, hubo una fuerte presencia sindical en la tribuna del auditorio La Nave de las Ciencias, particularmente de los gremios UPCN, Atilra, UOCRA, entre otros. También participaron referentes de CGERA, intendentes de distintas localidades a lo largo del país y ministros de Trabajo provinciales, entre ellos Oscar Cuartango, de Buenos Aires.

Por su parte, el todavía titular de la UIA, José de Mendiguren –Héctor Méndez, presidente electo, recién asumirá el 21 de mayo– destacó ayer que existe ”una decisión política que reconocemos y que debemos cuidar empresarios y trabajadores, que es trabajar por un país que se desarrolla con valor agregado”. El dirigente también puso de relieve el funcionamiento del Consejo Consultivo Permanente –órgano que componen gobierno, empresarios y sindicatos– ”que tuvo más de diez reuniones en las que se resolvió el 90% de los temas tratados, como la incorporación de nuevas enfermedades”.

La jornada se extenderá hasta hoy, con más de un centenar de stands a cargo de empresas, sindicatos y cámaras empresarias de diversos sectores de la actividad económica, así como de gobiernos provinciales y aseguradoras de riesgos del trabajo. También habrá paneles con especialistas.

El cierre del acto estuvo a cargo del vicepresidente Boudou, quien no dejó de deslizar críticas a la oposición. ”Uno no puede dejar de ver cierta coherencia en algunos sectores de la oposición: se van cuando fueron gobierno y se fueron anoche mientras se discutía le reforma judicial en el Congreso”, indicó Boudou. ”No es con operaciones mediáticas que se maneja un país. Cuando los gobiernos le hacían caso a la tapa de Clarín, uno de cada cuatro argentinos se quedó sin trabajo”, fustigó.

Y aunque se cuidó de nombrarlo, también le dedicó un párrafo al diputado de la UCR Ernesto Sanz, quien días atrás recalcó la necesidad de que el panorama económico no mejore para alentar las chances electorales contra el oficialismo. ”Eso no es amar al país ni apostar a su futuro.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here