De acuerdo a las primeras informaciones, delincuentes de los denominados boqueteros, perforaron una pared y se llevaron equipos de sonido y otros elementos de una iglesia cristiana.

El fiscal federal Carlos Rívolo, que instruye la causa conocida como “Los Sauces”, afirmó que la ex presidenta y senadora electa “puede ir presa” si existe “una condena conforme a las calificaciones legales” que sostiene la fiscalía por los delitos de “asociación ilícita, lavado de dinero y negociaciones incompatibles con la función pública”.

“Un funcionario público no puede alquilar su propiedad a alguien que es contratista del Estado, y esto es lo que se está investigando en ‘Los Sauces‘”, sostuvo Rívolo al referirse al delito de negociaciones incompatibles con la función pública en el caso del hotel que la familia Kirchner alquiló al “principal contratista de la obra pública en el Sur, como Lázaro Báez y a Cristóbal López”.

En la causa “Los Sauces”, la ex presidenta y senadora electa fue procesada por el juez Claudio Bonadio, y tras la apelación, será la Cámara Federal la que deberá pronunciarse.

El fiscal explicó que la causa comenzó durante el gobierno de Fernández de Kirchner y ya tiene “casi finalizada la etapa de instrucción”.

“Si la Cámara Federal confirma la imputación que hemos hecho con el doctor Bonadio, estaría en condiciones de unirse a la causa Hotesur, que es la causa madre de las investigaciones y que lleva adelante el juez Julián Ercolini”, evaluó quien fuera además el primer fiscal de la causa Ciccone, en declaraciones a radio Rivadavia.

Carlos Rívolo, fiscal federal a cargo de la causa Los Sauces

Con respecto justamente a Ciccone, Rívolo aseguró que al menos hasta que estuvo a su cargo la investigación, “no se comprobó ninguna participación de Cristina Kirchner”.

“Si tuviéramos otro dato fehaciente y comprobable salido ayer de Vandenbroele eso puede cambiar, pero es tejer demasiadas fantasías sobre algo que pasó”, dijo al referirse al testimonio del supuesto testaferro de Amado Boudou, Alejandro Vandenbroele, que efectuó ayer en calidad de “arrepentido” ante el fiscal Jorge Di Lello, y cuyo testimonio se mantiene en confidencialidad.

Al respecto, manifestó su “deseo ferviente de que siga la confidencialidad” y confió en que el acuerdo entre Di Lello y Vandenbroele se mantenga porque de lo contrario, dijo, “pueden perderse elementos de prueba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here