Cristina Kirchner fuera del poder logró una fotografía que no se vio durante su última gestión: una reunión con la mayoría de los intendentes del FpV de la Provincia. Buscando el respaldo del peronismo en su regreso a la escena política, los reunió en la sede del Instituto Patria, ante 52 de los 55 jefes comunales bonaerenses y en medio de la fuerte interna que vive el PJ. Pronunció un discurso conciliador y apeló a la “unidad” pero no a “cualquier costo”.

En medio de un dispositivo que manejó principalmente la agrupación que lidera Máximo Kirchner (ver “Nuevo corte…”), el Instituto Patria volvió a ser el centro de reunión de Cristina. Su vehículo se estacionó a las 17.50 en la puerta del edificio. Acompañada todo el tiempo por Oscar Parrilli, se tomó unos minutos bajo la lluvia para saludar a la militancia que desde temprano rodeó el edificio.

LEÉR MÁS  El PJ pide que una comisión investigue a Iglesias

La reunión duró más de dos horas, comenzó en un clima de tensión que se fue distendiendo con el correr de los minutos. “Era una Cristina 70% más dialoguista y 30% más parecida a la última que vimos en diciembre”, describió a Clarín uno de los participantes.

Hubo risas medidas en el arranque, saludos personalizados y una charla que se relajó llegado a su final. Cristina vestida en tonos azules, se sentó de frente los intendentes con un micrófono sobre la pequeña mesa de color blanco. Fue la primera en hablar, como estaba previsto, y el tono de su planteo era la mayor incertidumbre entre los jefes comunales.

“Esto no es una demostración de fuerza ni una convocatoria personal, sino un encuentro para hablar” dijo la ex presidenta, sorprendiendo a muchos con su tono mesurado y su disponibilidad a escuchar. Después, mirando a su audiencia con sólo dos mujeres, se permitió un chiste: “A ver si la próxima vez hay más intendentas”, las risas distendieron el ambiente.

LEÉR MÁS  Bonafini: "Los del gobierno son la muerte"

La interna que vive el PJ no pasó inadvertida en el encuentro. Cristina dio a entender que es tiempo de “abrazar a todos”, lejos del tono confrontativo que la caracterizó estos años, pero pese a que bregó por la “unidad del partido”, aclaró que debe pensarse “en función de qué, pensando en quiénes dividieron los bloques”, explicó durante el encuentro.

El “Grupo de los ocho” encabezado por Juan Zavaleta (Hurlingham) y Martín Insaurralde (Lomas), eligieron de vocero a Hugo Corvatta (Saavedra), que le pidió a la ex presidenta “realizar una autocrítica de la derrota vivida”, algo que fue escuchado con respeto y de lo que tomó nota Cristina. En diálogo con Clarín, el intendente de Hurlingham sostuvo “es importante hablar la política y que vuelvan la mayor cantidad de compañeros”.

LEÉR MÁS  Hallan con un tiro en la cabeza a candidato de Cambiemos

Entre los que participaron estuvo: Jorge Ferraresi (Avellaneda), Francisco Durañona y Vedia (San Antonio de Areco) y Walter Festa (Moreno). Después, ingresaron al edificio de Rodríguez Peña Insaurralde, Zabaleta, Leo Nardini (Malvinas), Ariel Sujarchuk (Escobar), Gustavo Menéndez (Merlo), Mariano Cascallares (Alte. Brown) y Fernando Gray (Echeverría).

Los únicos ausentes fueron Alejandro Granados (Ezeiza), Mario Ishii (José C Paz) y Gabriel Katopodis (San Martín). Katopodis hizo saber que su actitud se debió a que  consideran que los intendentes “están a la cabeza de la construcción de una nueva mayoría” y que “la renovación del peronismo es natural e irreversible”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here