”Me pueden meter presa pero no me van a callar”,
sostuvo la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en un acto ante
miles de militantes que se acercaron  a apoyarla en los tribunales de
Comodoro Py, luego de su indagatoria frente al juez Claudio Bonadio. 

Ante una multitud, la ex mandataria pidió “reflexionar juntos,
recordando la historia” para ver que no es el primer caso de un ex
presidente perseguido por la Justicia. Puso como ejemplos al
derrocamiento de Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón, con las
consecuentes causas judiciales que se armaron luego de esos hechos.

LEÉR MÁS  Milagro Sala se habría autolesionado

En ese sentido, Cristina remarcó que “no podrían haberse consumado
los atropellos y desgracias sobre tantos argentinos y argentinas sin la
complicidad del Poder Judicial”. Y subrayó: “Estoy segura de que si pudieran prohibir la letra K del abecedario, lo harían”.

Al señalar el edificio de Comodoro Py, Cristina se quejó de algunas
causas que duermen hace años en tribunales. “Algunos como el caso
Graiver y crímenes de lesa humanidad siguen en este edificio. Adentro de
este edificio, en algún despacho, en algún cajón, en algún basurero,
esta la causa de apropiación ilegitima, torturas yd desapoderamiento de
la familia Graiver que aun espera justicia en la Argentina”, señaló.

LEÉR MÁS  Rige la veda electoral de cara a las legislativas de este domingo

“Quiero que la gente vuelva a ser feliz en la República
Argentina: quiero que vuelva a tener libertad”, remarcó la dirigente, al
tiempo que cuestionó la detención de Milagro Sala.
“Que una
dirigente social como Milagro Sala esté encarcelada sin que sepa a
ciencia cierta de qué se la acusa, por qué se la juzga, atenta contra
los derechos y garantías de una democracia”, consideró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here