Cristina defendió el plan energético 2003/2013

La Presidenta presentó el plan de inversión en energía y evolución de tarifas 2003/2013, en el marco de la inauguración de un nuevo banco de transformadores de 800 megavatios para la Central eléctrica Ezeiza en Marcos Paz.

La puesta en marcha de los nuevos transformadores implicó una inversión de 58 millones de dólares, de los cuales el Estado Nacional aportó el 24 por ciento.

La Presidenta explicó que en 2003 la situación energética en Argentina presentaba muchas deficiencias, por ejemplo muchas provincias de Cuyo y Patagonia estaban ”desconectadas porque allí no llegaba la línea de 500”.

”La región centro tenía un servicio eléctrico muy deficiente; Yacyretá y Atucha II estaban paralizadas completamente; la potencia instalada era apenas de 17.900 megavatios; la capacidad de transporte de gas local estaba al límite; sólo el 50 por ciento de la población tenía gas por redes; no había plan de hidroeléctricas; no había plan para desarrollo de energías renovables y no había plan para desarrollar hidrocarburos”, enumeró la Presidenta.

Sin embargo, de esa fecha a esta parte la situación cambió considerablemente. La demanda eléctrica anual se elevó un 56%; el pico demanda de país, un 54%; el récord de energía-día, un 67%; los hogares con gas, un 36% y el consumo de naftas, un 99%.

”Esto habla del formidable crecimiento que ha tenido la actividad económica y también la demanda residencial porque mucha gente pudo tener electricidad y además pudo comprar cosas para enchufar”, explicó Cristina.

”Esto es más autos, más crecimiento, mayor desarrollo de la industria automotriz, récord de venta de autos, renovación prácticamente total de todo el transporte de pasajeros públicos, mayor consumo de gasoil y el concepto de que hemos ampliado la potencia eléctrica en un 49 por ciento”, destacó.

Además, hizo hincapié en que hasta 2008 no existió un programa de uso racional de la energía. ”¿Cuántas lamparitas llevamos ya? 27, equivalente a cuánto. A 600 megavatios, 27 millones de lamparitas, 600 megavatios es casi una Atucha II”, ironizó.

El Estado invirtió más de 27.000 millones de pesos, desde el 2003, para Capital y Gran Buenos Aires; Yacyretá, la tercera línea de Yacyretá-Buenos Aires; Central Belgrano y Central Ensenada. ”El incremento pico de demanda en Capital y Gran Buenos Aires ascendió en un 84 por ciento, de 4.400 megavatios a 8.100 megavatios, lo que equivale a cinco centrales Atucha II”, explicó.

”EDENOR y EDESUR estaban con un promedio, durante la década del 90, de 49 dólares el bimestre; hoy es de 11 dólares el bimestre, con lo cual está a un 78 por ciento más barata que en aquella época que algunos añoran”, indicó.

”En Brasil, la energía eléctrica es 11 veces más cara; el gas natural es 22 veces más caro y el agua y la cloaca es 3 veces más caro. En Chile, 12 veces más caro; 14, el gas, y el agua y la cloaca, 3 veces. En Uruguay, es 16 veces más cara la energía eléctrica”, señaó en plan comparativo.

”Si hablamos dle salario mínimo, en Argentina, en 2003, el salario era de 68 dólares y teníamos el quinto puesto; hoy es de 557 dólares y tenemos el primer puesto en toda Latinoamérica en salario mínimo y el salario medio es de 1244 dólares”, destacó.

”Es importante que todos tengamos clara conciencia de la situación y de lo que se recibe, porque muchas veces uno se fija únicamente en el ingreso monetario directo, pero hay ingresos monetarios indirectos, que son tan o más importantes que el ingreso monetario directo. Muchas veces si se desbalacean esos ingresos monetarios indirectos, eso se paga con pérdida de competitividad y también con pérdida de poder adquisitivo y de consumo de los hogares, que en lugar de comprarse cosas para la casa, para los hijos o para vivir tienen que pagar la factura”, agregó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here