Cristina Kirchner se consolida arriba del 50 por ciento, mientras Hermes Binner podría canalizar el descontento con otros candidatos opositores y trepar al segundo puesto. Esas son las conclusiones de los primeros estudios de intención de voto realizados tras las primarias de agosto y de cara a las elecciones generales del 23 de octubre. Si bien el resultado de los comicios no está en riesgo para el oficialismo (y la Presidenta podría conseguir la reelección con una ventaja mayor a la obtenida en las PASO), sí parece haber un reacomodamiento en la oposición: además del crecimiento del candidato del Frente Amplio Progresista, a costa mayormente del radical Ricardo Alfonsín, también se observa una migración de votos de Eduardo Duhalde a Alberto Rodríguez Saá. Entre estos últimos tres se daría la disputa para completar el podio. Más abajo, el Frente de Izquierda estaría encaminado a vivir un nuevo milagro, ya que aparece en los sondeos con más intención de voto que la Coalición Cívica de Elisa Carrió, que pasaría del segundo puesto en 2009 al último lugar de la lista.

 

Con ayuda del arrastre que le dio su holgada victoria en las PASO, la Presidenta podría ampliar su cosecha algunos puntos respecto de los 50,24 puntos que obtuvo el 24 de agosto. Según una encuesta telefónica que realizó la consultora Equis la semana pasada, sobre 1060 casos CFK estaría consiguiendo el 53,1 por ciento de los votos, proyectando los positivos. Otra encuesta, realizada por OPSM y difundida la semana previa, consigna una intención de voto para la mandataria de 41,7 por ciento, aunque no se tiene en cuenta la proyección de los votos positivos: antes del 14-08, los sondeos de esta consultora arrojaban datos similares, de lo que se desprende que en todos los casos Cristina está en un nivel similar o superior al que tenía hace tres semanas.

 

“Cristina Kirchner y Hermes Binner fueron los más beneficiados por las PASO y ambos aparecen en crecimiento”, explica el director de Investigación de Equis, Martín Romeo, a Página/12. Ambas encuestadoras coinciden, también, en marcar un crecimiento en la intención de voto del gobernador de Santa Fe, que en agosto sorprendió quedando cuarto pero a corta distancia del podio, y ahora aparece en los dos sondeos en el segundo lugar, con una buena luz sobre el pelotón que lo sigue.

 

Según la encuestadora dirigida por Artemio López, el candidato del FAP mide 16,4 puntos; la que encabeza Enrique Zuleta Puceiro le da 15,5 sin proyectar, por lo que podría rozar la barrera del 20 por ciento. Para Romeo, “Binner estaría tomando los votos de Carrió y parte de los votantes de Alcira Argumedo, pero su principal fuente de nutrientes es el electorado de abandona a Ricardo Alfonsín”.

 

Justamente, el candidato radical, que obtuvo el segundo lugar en agosto, deberá esforzarse para no caerse del podio. “La alianza del radicalismo y De Narváez no le sirvió a ninguno de los dos, pero por la cultura política del radicalismo fue más indigerible para ellos”, sostiene Romeo. Esto, sumado al desencanto por el resultado de las PASO, significaría una merma en su caudal electoral. Entre él, Eduardo Duhalde (Unión Popular) y Alberto Rodríguez Saá (Compromiso Federal) se juega un partido para estar en el podio: “No podemos saber quién se va a ubicar tercero, cuarto o quinto: bien leída la encuesta indica una situación de paridad –analiza el especialista–. De esto se puede deducir que Alfonsín y Duhalde serán los dos grandes perdedores, ya que planeaban polarizar en un segundo lugar cómodo y quedarán lejos de eso. Eso, sacando a Elisa Carrió, cuya performance es tan menor que no habilita ni a ese comentario”. En la encuesta de Equis, la diputada chaqueña ocupa, con un 1,3 por ciento, el último lugar, por debajo de Jorge Altamira (Frente de Izquierda, 1,5) y de los votos en blanco (1,4). De todas formas, faltan todavía seis semanas para los comicios y todos los escenarios pueden modificarse.

Pagina 12

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here