Crece la convocatoria para el 1 de marzo

La fiesta popular y la demostración de fuerza del kirchnerismo que acompañará la apertura de la Asamblea Legislativa el próximo 1 de marzo están aseguradas. La movilización a la que le darán marco gobernadores, intendentes, organizaciones y militantes se prevé masiva. El color lo aportará el número vivo que tendrá que ver –en coincidencia con la fecha– con el carnaval, y que podría incluir un desfile de murgas desde la Casa Rosada hasta el Congreso.

Más allá del marco festivo, la movilización y la demostración de alegría, desde la Presidencia ultiman los detalles para que dentro del recinto de la Cámara Baja se respete la institucionalidad de la apertura de sesiones ordinarias. Según los voceros del kirchnerismo en la Cámara Baja, en esta oportunidad ”no habrá globos ni alfajores de Clarín miente, tampoco banderas agresivas” porque especulan que ”la oposición buscará cualquier excusa para vaciar la Asamblea”.

Desde la oposición off the record confirman la percepción del oficialismo: ”Ella (la presidenta)nos puede decir lo que quiera, nos puede criticar, nos puede cuestionar, pero no vamos a permitir que nos tiren rollos de papel ni que nos agredan. Ya se lo advertimos a (Amado) Boudou, si pasa algo así nos retiramos.”

Al margen de los resguardos que tomará la organización, el sábado a las 12, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ingrese al recinto, los palcos estarán colmados de militantes del Frente para la Victoria. Si bien la distribución de invitaciones se realizará entre el jueves y el viernes, los lugares para las huestes opositoras no parecen estar contemplados en un gran número.

LEÉR MÁS  El oficialismo vuelve a la carga con el acuerdo Mercosur-Chile

La expectativa está puesta no sólo en el discurso que dará Cristina ante los legisladores, sino también en lo que sucederá luego de la inauguración de un nuevo periodo ordinario de sesiones. Y es lógico, porque en la explanada habrá un micrófono para que la mandataria pueda dirigirse a los militantes.Una posibilidad que se definirá sobre la marcha.

El cambio de fisonomía del Congreso de cara a la Asamblea Legislativa del próximo 1 de marzo ya está en marcha.La Avenida Entre Ríos ya perdió dos de sus carriles entre Hipólito Yrigoyen y Rivadavia. Las estructuras que soportarán el peso de dos pantallas gigantes ya modifican la fachada del Congreso junto a una pasarela que será transitada por la presidenta al término de la Asamblea Legislativa. Y las tarimas donde se ubicarán los camarógrafos y fotógrafos para ver pasar a Cristina Fernández rumbo al recinto, ya ocupan el Salón de los Pasos Perdidos.

A la presidenta en el Congreso, más precisamente en la explanada de la calle Entre Ríos, también la esperan dos réplicas de las esculturas de Lola Mora que fueron retiradas del Palacio Legislativo en 1922. La jefa del Estado descubrirá las reproducciones de las esculturas originales, construidas por impulso de la senadora Liliana Fellner y el presidente de la Cámara Baja Julián Domínguez, ubicadas en ambos laterales del Congreso, cuando se retire del Palacio Legislativo.

Mañana se definen las autoridades del Senado

LEÉR MÁS  El oficialismo vuelve a la carga con el acuerdo Mercosur-Chile

La presidencia provisional del Senado, segundo escalón en la línea sucesoria presidencial, se definirá el próximo viernes en el marco de la sesión preparatoria que llevará a cabo el Senado desde las 11 hs. Con los rumores disipados, la continuidad de Beatriz Rojkes de Alperovich en ese cargo asoma como una certeza. Sin embargo, como es habitual, la incógnita se develará poco antes de la hora estipulada para el inicio de la reunión legislativa.

Atrás, por ahora, quedaron los rumores que depositaban al ex gobernador de Santiago del Estero en la línea sucesoria. Más allá de la veracidad de la intención del Poder Ejecutivo de proponer a Gerardo Zamora como presidente provisional, lo cierto es que el santiagueño era cuestionado tanto desde la UCR como desde el propio bloque del Frente para la Victoria.

Además de la presidencia provisional, los legisladores deberán designar al resto de las nuevas autoridades y fijar los días y horarios de las sesiones ordinarias.

Desde la UCR, el senador por La Pampa, Juan Carlos Marino, también podría retener la vicepresidencia en representación de la segunda minoría de la Cámara. En tanto que el nuevo interbloque de centroizquierda retendrá la vicepresidencia primera ante la dispersión del Peronismo Federal y la impericia del massismo para desembarcar en la Cámara Alta.

El peronismo no kirchnerista, en sus diversas versiones, deberá conformarse con la vicepresidencia segunda. El cargo en nombre de ese espacio lo detenta el flamante massista Juan Carlos Romero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here