El malestar y las quejas por los incrementos en las tarifas de servicios públicos reactivaron la conflictividad social en el país. Según el relevamiento mensual de la consultora Diagnóstico Político, en los primeros cuatro meses de 2018 se registraron 1.784 piquetes, lo que representa casi 400 bloqueos más que en el mismo período del año pasado y unos 14 cortes por día.

“Durante el mes de abril se registraron 551 piquetes en todo el país, lo que representó un nuevo aumento intermensual (+7%), tras la fuerte escalada que se había dado en marzo. El valor fue de 551 bloqueos, un 13% más que en igual período de 2017”, destacó el reporte de DP.

El informe al que accedió ámbito.com recalcó que el “tarifazo” despertó malhumor social y se sintió en las calles. “El Gobierno nacional dispuso una fuerte suba en las tarifas de electricidad, gas y transporte, lo cual contribuyó a despertar una ola malhumor social que, si bien con baja intensidad, se sintió en calles de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y otros puntos del país”, remarcó Patricio Giusto, director de la consultora.

Para el politólogo de la UCA y magister en Políticas Públicas de FLACSO, la multisectorial contra los tarifazos tuvo un rol preponderante en las protestas callejeras. “En la Ciudad, un grupo de vecinos convocados a través de las redes sociales protagonizaron un ‘ruidazo’ para quejarse contra los aumentos. La protesta tuvo su réplica en otras ciudades. Aunque en grupos reducidos, los manifestantes fueron en su mayoría vecinos autoconvocados de clases medias y bajas”, describió Giusto. También la multisectorial del “21F”, que lideran Camioneros, las CTA, la CFT y el triunvirato piquetero (Barrios de Pie, CTEP y CCC) realizaron una marcha de las velas el Congreso al Obelisco.

Según el académico, si bien la oposición no tuvo éxito en la capitalización de ese “malestar”, el tema se convirtió en la “principal preocupación” para el Gobierno, en un contexto económico muy incierto y complejo. “La composición social de la protesta es lo que más preocupó al presidente Mauricio Macri, quien en los últimos meses ha experimentado una caída significativa de su imagen en los sondeos de opinión”, subrayó el docente.

Los reclamos a la Nación se focalizaron contra “el ajuste, los despidos, los tarifazos y las paritarias”,mientras que las marchas contra la administración capitalina estuvieron motivados por el cierre de los 29 profesorados y en defensa de la educación pública, la furia de los taxistas contra UBER y vecinos autoconvocados reclamando por mayor seguridad.

En el ranking de piquetes, la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal volvieron a encabezar la tabla, concentrando ambas el 42% del total de los bloqueos. En abril se contaron 127 cortes en territorio bonaerense y 104 en suelo porteño, donde se batió un récord. “Con 330 piquetes en total fue el primer cuatrimestre más conflictivo en la Capital desde 2009 a la fecha”, indicó el relevamiento.

“Durante abril se mantuvo la tendencia de alta conflictividad en las calles de Buenos Aires. Nuevamente, los porteños padecieron múltiples marchas y piquetes que convirtieron en un caos la circulación, agravada por una serie de obras que avanzan a paso muy lento sobre algunas arterias estratégicas”, consideró Giusto.

Otros distritos conflictivos fueron Santa Fe (32), Santa Cruz (25) y Neuquén (24). En tanto, las provincias que menos cortes contabilizaron fueron: San Luis (2), San Juan (3) y Santiago del Estero (3). 

En cuanto a los actores que protagonizaron los bloqueos, las organizaciones sociales (135) desplazaron por escaso margen a los trabajadores estatales (133), que en los últimos meses encabezaron múltiples quejas contra los despidos. El tercer puesto, con 70 piquetes, fue compartido por trabajadores privados y fuerzas político-partidarias. Más atrás, se ubicaron: grupos de vecinos autoconvocados (64), desocupados/cesanteados (47) y otros actores (32).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here