Cornejo defendió el fracking en Mendoza

El gobernador Alfredo Cornejo estuvo en Malargüe, visitó las obras sobre la Ruta 40 y defendió el decreto que reglamenta la explotación no convencional de petróleo y gas, conocido como fracking.
El mandatario señaló que los mendocinos debemos reflotar la actividad petrolera y gasífera. “Esta semana hemos sacado el decreto que reglamenta y protocoliza la estimulación hidráulica para la extracción del petróleo no convencional. Un pedido de Malargüe y justamente centrándonos en la mirada estratégica que lamentablemente no verá mi gobierno pero que teníamos que hacer, reflotar la actividad petrolera y gasífera en Malargüe. Acá hay potencialidad y creemos que es de las decisiones más importantes que hemos tomado en beneficio de Malargüe”, expresó el mandatario provincial.

De acuerdo a la normativa que se publicó en el Boletín Oficial el pasado viernes, el Gobierno oficializó la primera reglamentación para el uso del fracking para la exploración y explotación del petróleo no convencional en Mendoza. Se trata de un decreto que, según se establece en el documento, es complementario a las normas que regulan la actividad petrolera (Decreto 437/93 y del Decreto 170/08) .

LEÉR MÁS  Avanza proyecto del PJ para cambiar ley 7.722 y reactivar la minería

El decreto que se difundió este viernes presenta diferencias respecto a la propuesta original de reglamentación. Cabe destacar que se trata de una norma que se formuló luego de que se llevara a cabo la primera experiencia práctica de fracking en Mendoza y tras una audiencia pública que se realizó el 28 de diciembre del año pasado, donde se puso a consideración el proyecto de reglamentación.

El año pasado se autorizó la fractura hidráulica en 4 pozos explotados por la empresa El Trébol en Malargüe. En base a esa primera prueba, que fue cuestionada judicialmente, se elaboró la reglamentación. Ahora, aseguran en el Gobierno, ese proyecto podrá pasar a la etapa de explotación, con una importante promesa de inversión.

Dentro de las modificaciones que establece, se sumaron controles y voces para informar sobre los proyectos, como la de los pueblos originarios. En este sentido, uno de los agregados que se hizo tras la audiencia pública es la necesidad de consultar a los pueblos originarios cuando haya un proyecto. Esto se hizo tras el reclamo de comunidades mapuches en Malargüe. Pero para hacerlo las comunidades deben estar registradas oficialmente. “La autoridad de aplicación implementará un procedimiento de consulta a las comunidades de pueblos originarios que pudieran ser afectadas por el proyecto, siempre y cuando la comunidad se encuentre debidamente registrada y reconocida por el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI)”, aclara la norma.

LEÉR MÁS  Felipe Solá visita Mendoza

Además, se diferenciaron las exigencias según el tipo de proyecto: los pozos nuevos deberán tener una Manifestación de Impacto Ambiental, que incluye un estudio desde cero y audiencia pública. Los pozos que tengan explotación convencional y sobre los que se quiera usar fractura hidráulica podrán hacerlo con un proceso de “aviso de proyecto”, que es más rápido y en vez de audiencia exige consulta pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here