Veintiocho especialistas de la fuerza llegaron a una conclusión terminante: el fiscal fue asesinado de un tiro en la cabeza por profesionales que “limpiaron” el escenario para simular un suicidio.

La Junta interdisciplinaria que debe esclarecer la muerte de Alberto Nisman realizó este miércoles una recreación de lo sucedido en el baño del departamento del edificio Le Parc de Puerto Madero, donde apareció el cadáver del titular de la UFI AMIA.

Las fuentes consultadas por DyN señalaron que una veintena de especialistas de la Gendarmería, de la defensa y de las querellas participaron del procedimiento que se hizo en el edificio Centinela de Retiro.

Allí cada una de las partes intento demostrar con las pruebas del expediente cómo fue que Nisman termino con un balazo en la cabeza.

LEÉR MÁS  La Dirección General de Escuela condenada por un caso de bullyng

De acuerdo con información reciente de Infobae, la Gendarmería tiene una conclusión terminante: el fiscal fue asesinado de un tiro en la cabeza, que se intentó ocultar modificando el escenario del crimen, para simular un presunto suicidio gatillado por una eventual crisis anímica.

La Gendarmería desplegó 28 peritos que exhiben distintas especialidades, desde expertos en balística a psicólogos. Mientras que los estudios Lanusse y Romero Victorica –querellantes-, y Rusconi –defensor de Diego Lagomarsino-, se presentaron con 6 peritos en el Edificio Centinela, escenario clave de la pericia que terminó con la principal incertidumbre del caso Nisman.

LEÉR MÁS  CGT Mendoza: “Con la reforma previsional, los jubilados pierden un sueldo por año”

Las evidencias son las siguientes:

1. Se hicieron tres pericias (en La Plata y Salta) que comprobaron que el arma usada para matarlo deja residuos de disparo, mientras que no encontraron ningún resto de pólvora en Nisman cuando revisaron su cadáver.

2. El arma fue encontrada en la puerta del baño al lado del cuerpo, lo que demuestra que le dispararon y tiraron la pistola junto al cadáver.

3. El disparo fue hecho detrás de la oreja y en forma perpendicular, y no se apoyó el caño. Ese no es un procedimiento habitual en un suicida. No hay forma física de hacerlo.

4. Nisman tenía un golpe en la pierna izquierda y otro en la cabeza. Son golpes profesionales para reducir a una víctima, que no encuadran en una hipótesis de suicidio.

LEÉR MÁS  El Gobierno insistirá tratar el lunes la reforma jubilatoria

5. Se encontraron restos de Ketamina, una sustancia usada para apaciguar a una probable víctima. No se hallaron rastros de esta sustancia en la vivienda que utilizaba el fiscal federal.

6. Nisman recibía en su departamento a la madre, a las dos hijas, a sus dos secretarios, a la señora del personal doméstico, a sus custodios, a sus amigos y a Lagomarsino. Tras conocerse su muerte, se hizo una pericia para recoger huellas, y sólo se encontraron dos muestras que pertenecían al fiscal asesinado. Y nada más. Es decir: los asesinos de Nisman limpiaron todas las huellas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here