Dejamos en claro que, a pesar de tener contratos a término, la no renovación de los mismos constituye un despido encubierto. Se trata de diferentes formas de contratación y/o becas, que se renuevan periódicamente, alcanzando, incluso, casos de hasta doce años de antigüedad. Lo que evidencia el marco de precarización laboral a la que nos ha sometido la institución sistemáticamente en las últimas gestiones.

En este escenario, decidimos dar a conocer las condiciones laborales de precariedad, que abarcan a unos 300 trabajadores, en el marco de la primera campaña de elección directa de autoridades en la UNCUYO. Durante este proceso, la fórmula de “Interclaustro”, conformada por Daniel Pizzi y Jorge Barón, que resultó electa, prometió tanto en reuniones previas como a través de los medios de comunicación, atender al reclamo de mejoras laborales y resguardar nuestras fuentes de trabajo hasta el 31 de diciembre. Dándose un plazo coherente para evaluar nuestras trayectorias individuales y desempeños en las funciones y servicios brindados a la casa de estudios.

LEÉR MÁS  Por decreto, el Gobierno lanza nuevo ajuste por más de $ 65.000 millones

No obstante, en las semanas posteriores a su asunción, las nuevas autoridades impidieron instancias de diálogo y negaron respuestas a nuestros requerimientos, ante la incertidumbre por la continuidad laboral que como trabajadores/as manifestamos públicamente.

Entre el jueves 29 y el domingo 31 de agosto comenzó una serie de despidos masivos que afectó a más de 60 trabajadores/as de todas las dependencias universitarias hasta este momento. Los mismos fueron comunicados de manera irregular tanto en los modos como en los tiempos, a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos y comunicaciones personales. Vale aclarar que aún no hemos obtenido notificación formal acerca de estos despidos y sus razones.

Frente a esta situación, aclaramos que la mayor parte de los/as trabajadores/as despedidos/as no nos desempeñamos en cargos de coordinaciones o direcciones de áreas, si no que se trata de empleados/as rasos, que ingresamos a la UNCUYO a través de convocatorias abiertas, prácticas profesionales, trabajos de investigación y la demostración de capacidades técnicas acordes a las necesidades de la Universidad.

LEÉR MÁS  Josefina Canale sería la candidata a vicegobernadora 2019 por el PD

Denunciamos la escandalosa arbitrariedad con la que se realizaron los despidos, debido a la falta de argumentación de estas decisiones. Desconocemos la forma en que se evaluó nuestra trayectoria laboral dentro de la institución y aducimos discriminación y persecución ideológica en la conformación de las listas de cesanteados de cada área.En relación, queremos exponer que se nos ha manifestado, en muchos casos, la intención de las actuales autoridades de cubrir nuestros puestos de trabajo con personal afín a su “tinte político”, sin especificar proyectos ni capacidades previas de los/as futuros/as ingresantes.

Se adujo también falta de presupuesto, sin embargo, la Universidad proyecta el mismo de forma anual y los puestos que han quedado “vacantes” luego de los despidos, están siendo ocupados por otras personas.

LEÉR MÁS  No hay excarcelación para Amado Boudou

LLAMAMOS A LA COMUNIDAD EN GENERAL A SOLIDARIZARSE CON NUESTRA SITUACIÓN Y A ACOMPAÑARNOS EN EL RECLAMO DE LA INMEDIATA REINCORPORACIÓN A NUESTROS PUESTOS DE TRABAJO. EXIGIMOS EL RESGUARDO DE LAS CASI 250 FUENTES LABORALES QUE CORREN RIESGO EN ESTE PROCESO DE INICIO DE GESTIÓN DEL RECTOR DANIEL PIZZI. ALARMAMOS ADEMÁS SOBRE LA SITUACIÓN DE PRECARIZACIÓN QUE SUFREN HISTÓRICAMENTE LOS TRABAJADORES NO REGISTRADOS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO.

Resistimos a que un espacio “democratizado” como la universidad pública se convierta en reducto partidario destinado a los intereses particulares de una fuerza política dominante. NOS MOVILIZAMOS Y NOS DECLARAMOS EN ESTADO DE ALERTA PORQUE ENTENDEMOS QUE RECLAMAR POR NUESTRAS FUENTES LABORALES ES DEFENDER UN MODELO DE UNIVERSIDAD ABIERTO, DEMOCRÁTICO Y PLURAL.

-TRABAJADORES Y TRABAJADORAS DESPEDIDOS/AS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO-

Mendoza, Septiembre 2014

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here