Comenzó el show electoral: ¿Para negociar o para enfrentar?

“Es un amague” o “lo hacen para poder negociar” se escucha en los pasillos del cuarto piso, con cierto nerviosismo. La verdad es que esa foto fue como una implosión dentro de las aguas tranquilas del mar político que navega el gobernador, con vientos generalmente de cola, hasta ahora.

Es que ni el nuevo código de faltas, ni la aprobación del presupuesto sin “roll over” para pagar deuda, ni el fallido cambio de cronograma del ciclo lectivo que pretendía vender 190 días de clases con pocos argumentos, parecen afectar demasiado a la imagen del Alfredo, que con buena cintura viene llevando la tropa bastante ordenada.

Pero aunque los fantasmas no existen, de vez en cuando aparecen y esta vez parece que causaron algún que otro escalofrío. Es que cuando el Cleto habló la otra vez, no le dieron importancia, lo veían solo, pero junto al Omar (De Marchi), con la Vicegobernadora Laura Montero, y la pata ganza de la mano de Carlos Balter, Gustavo Gutierrez de la Coalición Cívica y el anfitrión e intendente de uno de los municipios electoralmente más importante de Mendoza, Daniel Orozco… la cosa “cambia”.

El problema de Cornejo es la falta de un “candidato propio” que asegure o por lo menos tenga la posibilidad de vencer a un eventual -y cada vez más real- frente interno, y además, enfrentar con cierta holgura a un candidato opositor. Es que “si es el Martín” (Kerchner) se anima cualquiera, dicen desde el cobismo, pero también desde Lujan, en el río revuelto, De Marchi se siente con todas las posibilidades de llegar al codiciado sillón de San Martín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here