En la mayoría de las encuestas circulantes sobre intención de voto a presidente –mediciones prematuras, por cierto–, los principales candidatos posicionados del panradicalismo son el radical Julio Cobos y el socialista Hermes Binner. Esos sondeos tienen a ambos oscilando entre los 5 y 11 puntos porcentuales. Escalones debajo, con un promedio de tres puntos, aparece Elisa Carrió.

La última medición publicada de Hugo Aime mostró a Binner con 10,5 puntos y a Cobos, con cinco. En tanto, la de Federico González y Cecilia Valladares tuvo al diputado mendocino con 11,3 y a su par de Santa Fe con 7,7 puntos. El consultor Ricardo Rouvier, por su parte, le dijo Tiempo Argentino que en su último sondeo Cobos midió 7,7 y Binner, cinco.

El rango que muestran las distintas fuentes mencionadas es tan amplio como similar y coloca a los candidatos del ”progresismo” detrás de Daniel Scioli, Sergio Massa, Mauricio Macri y, en algunos casos, también por debajo de Florencio Randazzo.

Cualquier medición que se haga hoy sobre intención de voto a presidente cuenta con una gran debilidad: todavía falta mucho para octubre de 2015. De todos, en el caso del futuro Frente Amplio Unen (FAU), que se presentará en sociedad el 22 de abril y reunirá a la UCR, los partidos del FAP (el socialismo, GEN, Frente Cívico y Libres del Sur, entre otros), la Coalición Cívica y Proyecto Sur, hay una pregunta inexorable: ¿logrará crecer el caudal electoral de estas fuerzas políticas por armar una coalición o seguirán peleando, como en los comicios pasados, el cuarto lugar?

”Creo que van a sumar”, le dijo a este diario el director de la consultora Ceis, Fernando Larrosa. Y agregó: ”Lo que pasó con UNEN en Capital Federal en las elecciones del año pasado muestra que la propuesta puede funcionar, más allá de que el electorado porteño tenga sus singularidades”. (NdR: La coalición porteña liderada por Elisa Carrió y Fernando Pino Solanas quedó en segundo lugar en las últimas elecciones, detrás del oficialista PRO).

LEÉR MÁS  Calificaron de “histórico” al pacto fiscal

UNEN tuvo en Capital en 2013 un ”éxito” al quedar en segundo lugar detrás del PRO. Este resultado guarda una incógnita: ¿es antecedente trasladable al resto del país o se trata de un mero fenómeno local?
Para Larrosa, ”si esos mismos dirigentes hubiesen competido por separado, jamás hubieran sacado los votos que lograron. Esa es la muestra de que juntarse les sirvió”.

No fue tan optimista la visión de Enrique Zuleta Puceiro, director de la consultora OPSM. ”Una cosa son las sumas algebraicas y otras las geométricas –disparó–. Muchos de estos partidos son racimos. No están demasiado estructurados. No es tan sencillo como sumar lo que mide cada dirigente en las encuestas.”

”Hay sumas que restan”, agregó Zuleta Puceiro. Para explicarlo dio un ejemplo: ”Si se juntara la UCR con Macri no se sumarían los electorados. Hay muchos radicales que no acompañarían algo así. Hoy no estamos en una situación de crisis ni mucho menos, así que el electorado no le da lo mismo cualquier rejunte.”

Analía Del Franco es la directora de la consultora Analogías. ”Creo que sí pueden crecer”, se diferenció de su colega Zuleta Puceiro. Según Del Franco, ”el desafío que tienen (los dirigentes del FAU) es mostrar un nivel de fusión importante. Deben ser capaces de armar una identidad y después habrá que ver también quién encabeza” el binomio presidencial.

Para Rouvier, el frente panradical tiene posibilidades. Pero ató sus chances a la forma en que se arme el resto del escenario. ”A ellos les conviene que el peronismo vaya dividido a pesar de que Massa les saca votos. Si el PJ va dividido, como todo parece indicar, bajan todos los porcentajes de cada fuerza y eso le dará a esta coalición la posibilidad de quedar más cerca del primer lugar.”

LEÉR MÁS  Cristina "puede ir presa" si es condenada en la causa "Los Sauces"

En términos electorales, UNEN tuvo en Capital en 2013 un ”éxito” al quedar en segundo lugar detrás del PRO. Este resultado guarda una incógnita: ¿es antecedente trasladable al resto del país o se trata de un mero fenómeno local?

VIEJOS FANTASMAS. Al respecto, Del Franco señaló que ”no hay que olvidarse que la última elección fue legislativa”. ”La gente vota de un modo muy diferente cuando se trata elegir a un candidato presidencial. En el imaginario de la sociedad todavía pesa mucho la idea de que sólo un peronista puede gobernar”.

Larrosa subrayó: ”Es cierto que la ciudad tiene un electorado peculiar. No sabemos si en las provincias del norte esta propuesta tendría la misma penetración. Pero en los grandes centros urbanos seguramente puede replicar la performance porteña.”

La versión bonaerense de UNEN, el Frente Progresista Cívico y Social, no tuvo el mismo lustre electoral que su homólogo capitalino. La alianza que lidera Margarita Stolbizer (GEN) y Ricardo Alfonsín (UCR) sacó en las últimas elecciones el mismo porcentaje que cada uno de ellos había conseguido por separado en 2011: cerca del 12 por ciento. No se sumaron.

A la hora explicar la diferencia entre Capital y provincia, Larrosa entre otras cosas remarcó que en territorio bonaerense ”no usaron las PASO para seleccionar los candidatos. Las primarias fortalecieron mucho a UNEN”. Coincidió Del Franco: ”Las PASO fortalecen y fueron parte de la novedad en el caso de la Ciudad. El que no las hayan usado en provincia les restó.”

LEÉR MÁS  “Si el Justicialismo no se une, estaré en un monobloque”

La opinión de Rouvier fue distinta. Adjudicó el resultado del panradicalismo bonaerense a una cuestión estructural. ”La UCR tiene un serio problema para posicionarse en ese distrito. Es la principal debilidad que tiene la coalición para soñar con ser competitiva en 2015”.

PECADO DE ORIGEN. El FAU no podrá evitar nacer con un estigma el próximo 22 de abril. Su marca de nacimiento, por las fuerzas y dirigentes que reúne, ocasionará –como ya ocasiona– una pesada comparación con la Alianza que llevó a Fernando De la Rúa y a Carlos Chacho Álvarez al poder en 1999, y que terminó quebrándose con la renuncia del vicepresidente a menos de un año de haber asumido.

Sobre el peso que podría tener esta marca de nacimiento, Del Franco resaltó que ”todavía es un recuerdo muy fuerte en el electorado que tiene más de 40 años”. Esta opinión fue compartida por Rouvier. En cambio, Larrosa sostuvo que ”el resultado de UNEN en Capital muestra que aquel mal recuerdo fue perdiendo peso, aunque todavía existe”.

Con todo este telón de fondo, una incógnita final: ¿hay una porción relevante del electorado que espera una propuesta como la del FAU? ”Sí –afirmó Del Franco–, un porcentaje importante de la población está cansada de mirar sólo la interna del PJ. El tema es que, al mismo tiempo, le cuesta creer que los otros puedan gobernar.”

Ante la misma pregunta, Larrosa dijo: ”Si se miran las elecciones de los últimos años, los datos indican que cualquier fuerza que no sea una variante del PJ, si saca entre el 25 y el 30%, puede considerar su resultado un éxito. A eso pueden apostar.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here