Levantar a Mauricio Macri pero sin caer en las mediciones. Que el electorado lo identifique con el jefe de Gobierno porteño pero no demasiado. Con una intención de voto que supera el 50 por ciento en las encuestas, Julio Cobos deberá mantener un delicado equilibrio en la campaña mendocina para ayudar al candidato a presidente de Cambiemos sin salir perjudicado.

De acuerdo con una encuesta realizada durante la primera semana de septiembre por la consultora Reale-Dalla Torre, publicada por el diario Los Andes, Cobos creció más de diez puntos desde las primarias de agosto, cuando cosechó el 39,25 de los votos, tres puntos más que la totalidad del frente Cambiemos. Macri, por su parte, había obtenido el 24 por ciento y lograría retener en octubre casi todo el voto de Cambiemos. Según las mediciones, el jefe de Gobierno porteño tiene un 35,65 por ciento de intención de voto en Mendoza.

Apenas por debajo de Macri se ubica Daniel Scioli, con el 34,8 por ciento. Sin embargo, el candidato a presidente del Frente para la Victoria le saca diez puntos de ventaja a Anabel Fernández Sagasti, la carta del kirchnerismo – y de La Cámpora – para el Senado. Es decir, que una parte de los votantes de Scioli se inclina por Cobos a la hora de elegir candidato a senador.

Mendoza fue uno de los dos distritos de todo el país en los que el frente Cambiemos se impuso sobre el Frente para la Victoria en las PASO. El otro fue la Ciudad de Buenos Aires. Aunque fue por una diferencia de apenas 30 mil votos, Macri pudo exhibir un triunfo en el quinto distrito electoral del país. Poco antes se había subido al triunfo de Alfredo Cornejo, quien se consagró en junio como nuevo gobernador de la provincia tras vender al peronista Adolfo Bermejo.

Ahora el jefe de Gobierno apuesta a aumentar la diferencia con el Frente para la Victoria. Para lograrlo se pasea en campaña con Cobos, una carta imbatible en territorio cuyano. Aunque fue uno de los más fervientes opositores al acuerdo entre la UCR y el PRO, que se selló en la Convención de Gualeguaychú, Cobos había anticipado que iba a “respetar” lo votado por el órgano partidario. Por eso se puso al hombro la campaña de Macri en su territorio. De la mano de Cobos, el líder del PRO aspira a juntar más votos en la provincia. Para eso debe lograr una improbable traslación de votos.

Sin embargo, la presencia del jefe de Gobierno de la Ciudad en la campaña poco ayuda el diputado nacional. Cobos tiene claro que los 50 puntos de intención de voto no se verán reflejados en las urnas en octubre. El motivo: Macri  “lo tira para abajo”, con sus 35 puntos. En el cobismo aspiran a que el candidato a senador pueda el menos alcanzar el 42 por ciento. “Implicaría un corte de casi 150 mil votos. Es una cantidad imposible”, dicen.  

El macrismo sabe que aún tiene tiempo de crecer. Por eso la semana pasada estuvo de recorrida por Mendoza junto a Cobos y Cornejo y este repetirá la rutina. Primero pasará por San Rafael, tierra de Ernesto Sanz. Luego visitará el Valle de Uco, Las Heras y, finalmente, en una cena de recaudación que se hará en el hotel Sheraton de la capital provincia. Además presentará las propuestas de Cambiemos en Educación, histórico caballito de batalla de Cobos.  

“Cobos trabaja para volver a darle el triunfo a Cambiemos en Mendoza”, aseguran los operadores. Sin embargo, más allá de la campaña mendocina, el ex vicepresidente fue uno de los pocos dirigentes de Cambiemos que marcó una postura diferente a sus socios con el escándalo de Fernando Niembro. “Debe ir a la Justicia, igual que Cristina, (Amado) Boudou y Scioli”, dijo el diputado radical, para incomodidad del macrismo.

Aunque lo pasea por Mendoza, Cobos tampoco se excede en los elogios hacia el jefe de Gobierno porteño. Cuando camina con Macri, archiva declaraciones sobre honestidad y transparencia y hace hincapié en cuestiones generales, como el federalismo, los problemas de la macroeconomía o la educación. Mientras piensa en cómo cederle votos, también trabaja para conservar los propios.   

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here