Chile empezó a enviar gas natural hacia Argentina, una década después de que este país le cortara el grifo al vecino, afectando gravemente al mercado energético chileno, confirmaron el ministro de Energía y la empresa que realiza la operación.

Este intercambio con Argentina ”implica un compromiso basado en la voluntad de proyectar un desarrollo regional equilibrado”, dijo el ministro de Energía chileno Máximo Pacheco en conferencia de prensa.

Entre mayo y agosto transitarán por el gasoducto Norandino 85 millones de metros cúbicos de gas natural a Argentina para alimentar plantas generadoras de energía durante el invierno austral.

Para el director director para Chile de la empresa francobelga ENGIE, Pierre Devillers, encargada de la operación, se trata de un ”hito histórico muy relevante” para la integración energética con Argentina, en particular, y con la región.

Los envíos se realizarán por los mismos gasoductos por los que a partir de la década de los 90 Argentina comenzó a exportar gas a Chile, que llegó a recibir casi 22 millones de metros cúbicos por día antes de afrontar la paulatina disminución del suministro hasta que la llave se cerró definitivamente en 2006.

El gas que este martes empezó a transitar por el gasoducto de 800 kilómetros entre Antofagasta, el norte de Chile y la localidad de Pichanal, en la provincia argentina de Salta es de origen noruego y fue transportado desde el sur de Francia como Gas Natural Licuado en barco hasta la planta de regasificación de Mejillones, en la costa pacífica del norte de Chile.

Para los envíos a Argentina también se usará el gasoducto GasAndes, que une la localidad argentina de Mendoza y la comuna de San Bernardo, en Santiago.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here