No solo ésta, sino también otras 33 en todo el país. La explicación oficial es que el permiso para seguir en el aire se había terminado a causa del ”fallecimiento del titular, el vencimiento de la concesión, la falta de renovación del permiso o la declaración de improcedencia del cambio de titular”. Sin embargo, Valentín Durán no termina de creérselo.

”El cierre se ha producido de forma arbitraria y sin argumentos válidos. Además, las autoridades han actuado como delincuentes, ya que el cierre se ha producido súbitamente y en pleno período de vacaciones universitarias”, asegura Valentín Durán. Y es que en la universidad se concentra uno de los focos más activos de oposición al presidente Chávez.

”CNB 94.5 Tachirense es una emisora que pertenece a un grupo de comunicación llamado Circuito Nacional Belfort, que tiene ocho emisoras de radio en diferentes ciudades venezolanas. Y de esas ocho han cerrado un total de cinco, cuatro de las cuales se encuentran en los estados y en zonas gobernados por la oposición”, nos explica Durán. Efectivamente, un repaso al mapa electoral venezolano da la razón a este periodista.

Entre las emisoras clausuradas se cuentan las de los estados de Táchira, Carabobo y Zulia, que son tres de las cinco regiones que controla la oposición a Chávez. Además, se ha cerrado la emisora de Caracas, cuya alcaldía recayó en manos de la oposición en las pasadas elecciones de 2008. El cierre de la sede en Caracas ha desembocado en una manifestación de ciudadanos, que se han desplazado para protestar por la decisión desde las puertas de la emisora hasta las oficinas de Conatel, el ente principal de las telecomunicaciones nacionales, que ha decretado el cierre.

LEÉR MÁS  El Gobierno le quitó un área a YPF adjudicado al grupo Vila-Manzano

En el caso de CNB 94.5 Tachirense, el argumento empleado por las autoridades ha sido el fallecimiento del titular, ya que el dueño de la cadena murió hace ”cinco o seis años”, según dice Valentín Durán. Sin embargo, este periodista asegura que los nuevos responsables llevaban mucho tiempo intentando actualizar la documentación, pero nunca se lo permitieron.

La programación de la emisora, que podía ser escuchada en todo el país, ”es muy abierta, ecuánime y no es favorable ni contraria al Gobierno”, según asegura el periodista entrevistado. ”¡Qué crítica puedo hacer yo desde mi programa, que se llama ‘Sólo para enamorados’, y trata sobre música romántica!”, protesta Valentín Durán.

Sin embargo, no toda la programación del Circuito Nacional Belfort es musical, ya que también hay espacio para la opinión, sobre todo en un programa que se emite desde Caracas y que se llama ‘Aló ciudadano’, una alusión nada discreta al programa que cada domingo presenta el propio Chávez en la televisión bajo el título de ‘Aló presidente’. ”A este Gobierno le cuesta demasiado encajar las críticas”, reflexiona Durán.

LEÉR MÁS  Otra despenalización: Hablan de consumo de droga "privado"

Las emisiones siguen en internet

A pesar de la pérdida de la señal radiofónica, los locutores de algunas emisoras clausuradas siguen realizando su trabajo a través de internet, aunque temen que en cualquier momento pueda llegar la orden de suspender las emisiones. ”Hasta que llegue ese momento seguiremos trabajando”, asegura Durán, resignado por el incierto futuro que le aguarda a él y a sus 47 compañeros de trabajo.

No ha sido una semana fácil para los periodistas venezolanos, ya que el pasado jueves se presentó el proyecto de Ley de delitos mediáticos, la cual restringe de forma severa la libertad de expresión, según han denunciado organizaciones como el Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa y Reporteros Sin Fronteras. ”El texto de la propuesta es en sí un atropello a la libertad de expresión, que fortalece la autocensura, restringe el vigor del debate y aumenta la discrecionalidad del poder en contra de las personas y la sociedad venezolana”, aseguran en un manifiesto las organizaciones citadas.

LEÉR MÁS  El PJ mendocino sufre una nueva fractura

El proyecto de Ley contiene pasajes tan enigmáticos como el que asegura que ”constituyen delitos mediáticos las acciones u omisiones que atenten contra la salud mental o moral pública y que sean cometidas a través de un medio de comunicación social”. O este otro: ”Toda persona que divulgue a través de un medio de comunicación social noticias falsas que ocasionen una grave alteración a la tranquilidad pública será castigada con una pena de prisión de dos a cuatro años”.

Todavía la Ley no ha entrado en vigor, pero se habla de que podría hacerlo antes de que acabe el año.

Mientras, y no se sabe hasta cuándo, la gente podrá escuchar algunas de las 34 emisoras clausuradas hoy a través de internet. En el momento de acabar este artículo, un locutor de CNB 102.3 Caracas aseguraba que las autoridades ”están poniendo un tapón a la voluntad popular venezolana. Los vamos a sacar de ahí constitucionalmente, cosa que ellos no saben hacer”. ¿Dejará Chávez que estas opiniones sigan circulando en internet?

Fuente:  ÁLVARO LLORCA (SOITU.ES)
Imagen: web

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here