Novedades en el caso contra José López. El empresario se embarcó en lo que, pensó, sería un buen negocio y compró un departamento con los ojos cerrados. Ni siquiera visitó el inmueble para conocer sus comodidades.
Sabía que tendría una inquilina asegurada y realizó la operación con éxito. Pero aquella transacción hoy le trae problemas.
Su locataria era la hija del ex secretario de Obras Públicas y ahora la Justicia tiene la sospecha de que actuó como testaferro del ex funcionario, hoy preso. Así se desprende de las últimas indagatorias del caso López, según se pudo conocer de fuentes judiciales.
Según indica el diario La Nación, esta semana debieron declarar el empresario, cuyo nombre es Carlos Gianni, y la esposa del ex funcionario, María Amalia Díaz.
No quisieron responder preguntas pero presentaron escritos con sendas versiones de lo que ocurrió con la operación inmobiliaria.
La Justicia sospecha que, tal como hizo con su chalet de Tigre, López escondió la propiedad de un departamento en Recoleta.
Y que, para ello, habría utilizado como testaferro a Gianni, dueño de Turicentro y proveedor de tickets aéreos para la Casa Rosada durante el kirchnerismo.
Ese empresario, con otro socio, fundó también la firma Marketing & Eventos. Esa empresa es la que, en los papeles, figura como titular del departamento 13° B en el edificio de avenida Las Heras 2032, que le fue alquilado a la hija de López.
Según fuentes judiciales, en su escrito, Gianni explicó la historia de la operación. Dijo que una de las clientas de Turicentro le propuso una buena oportunidad, al ofrecerle comprar el departamento de Las Heras con la seguridad de que luego se lo alquilaría. La clienta que llegó con la “idea”, dijo, era la esposa de López.
Según reconstruyeron los investigadores, Gianni nunca visitó el departamento antes de comprarlo, sino que asistió un empleado suyo, de nombre Patricio, que no inspeccionó el lugar en profundidad.
Sin demoras, Marketing & Eventos firmó el boleto de compraventa en marzo de 2011. Enseguida celebró el contrato de alquiler con la hijastra de López, Mariana Gisel Soules.
Lo que llamó la atención de la Justicia es que el contrato de locación era idéntico al que López firmó por el chalet de Tigre. Ambos, incluso, contenían una cláusula que abría a una “opción a compra” de parte de los inquilinos.
La hipótesis judicial es que, como ocurrió con el inmueble de Tigre, el departamento de Las Heras también era de López, y que éste utilizó a un prestanombre (proveedor del Estado) para esconderlo.
LEÉR MÁS  Piden la detención y el desafuero para De Vido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here