De acuerdo a Infobae, la disputa entre el Gobierno y el moyanismo sumó un nuevo condimento que tensó aún más una relación que hoy parece no tener retorno.

El gremio de Camioneros había anunciado cerca de la medianoche un paro en  la rama de combustibles. Menos de una hora después, el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria por quince días para evitar la medida de fuerza. Y para garantizar la normal distribución de naftas y alimentos, el vicepresidente Amado Boudou advirtió que, de ser necesario, el Poder Ejecutivo aplicaría la Ley de Abastecimiento.

La respuesta de Pablo Moyano fue contundente: no acató la conciliación obligatoria, decidió extender el paro a nivel nacional y, ante la advertencia de Boudou, respondió: ”Si tengo que ir preso, iré”.

”No tocan el salario de los trabajadores pero están preocupados por la Ley de Abastecimiento… Ese es el pensamiento del vicepresidente”, dijo Pablo Moyano, que remató: ”Boudou salió del sarcófago”.

El cese de actividades había arrancado en las provincias de Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, la localidad santafesina de San Lorenzo y Tucumán. Pero ahora Camioneros decidió extenderlo a un total de 18 priovincias hasta el viernes.

”¿Donde termina todo esto? No lo sé, uno sabe dónde comienza pero no dónde acaba. Lo que tengo claro es que nosotros vamos a ir hasta el final”, desafió Moyano.

Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here