Once de los 12 imputados en un caso de pederastia en la iglesia española que conmocionó al papa Francisco pueden escapar a la justicia debido a la prescripción de los hechos, según una decisión judicial publicada este lunes pero que será recurrida.

La ONG de defensa de los derechos de los niños Prodeni, que se personó como acusación popular en este caso, el más grave en la Iglesia católica española por el número de imputados, anunció inmediatamente que apelará.

El juez Antonio Moreno de Granada, en el sur de España, consideró que, según la ley, debía ”declarar la prescripción de los delitos de abusos sexuales sin penetración, exhibicionismo y encubrimiento” para nueve sacerdotes y dos laicos denunciados por un joven español.

Sólo el cura de la parroquia que frecuentaba cuando era menor debería, en su opinión, ser juzgado.

Este tipo de hechos deben ser denunciados en un plazo máximo de tres años tras la mayoría de edad de la víctima, explica el magistrado en su decisión escrita, fechada del 26 de enero, citando el código penal en vigor en el momento de los hechos, que fue endurecido después.

LEÉR MÁS  Cornejo defendió las reformas y apuntó a quienes se oponen: “Toman posiciones políticas sin estar informados”

La víctima, exmonaguillo y miembro del Opus Dei, ahora de 25 años, presentó la denuncia a finales de 2014, es decir seis años después de haber cumplido los 18 en enero de 2008.

Por el contrario, el juez Moreno decidió mantener las acciones judiciales contra el cura restante, imputado por hechos ”que podrían ser constitutivos de delito de abuso sexual continuado con introducción de miembro corporal por vía anal, y tentativa de introducción de miembro viril”.

Para estos crímenes, que pueden ser castigados con una pena de entre cuatro y diez años de cárcel, la prescripción era diez años, por lo tanto la denuncia es aceptable, precisa el juez Moreno.

”Este procedimiento acaba de empezar (…) que la opinión pública tenga confianza en que vamos a agotar las posibilidades”, afirmó a la AFP el presidente de Prodeni, Juan Pedro Oliver, considerando que ”todavía faltan pruebas por practicar”.

Para este abogado de profesión, los hechos deberían haber sido calificados de ”agresión sexual”, lo que habría evitado la prescripción de 11 de los imputados.

LEÉR MÁS  El ejecutivo nacional eliminará 600 nombramientos políticos

‘Parte el corazón’

Desde Londres, la asociación de víctimas de abusos sexuales por sacerdotes SNAP denunció una decisión ”que parte el corazón”, llamando a que otros posibles testigos salgan de la sombra.

”Sospechamos firmemente que los imputados explotaron con éxito los aspectos de procedimiento para escapar a la justicia. Si es el caso, debería darles vergüenza”, escribía SNAP.

El papa Francisco se había conmocionado ante una carta del exmonaguillo, en la que éste contaba el infierno que asegura haber vivido cuando era adolescente en Granada.

En ella detallaba los abusos que dice haber sufrido, de 2004 a 2007, cuando tenía entre 14 y 17 años, por parte del cura de su parroquia, con la participación o la complicidad de otras personas que se reunían en una casa con piscina de la zona.

El pontífice le había alentado a denunciar el caso y, el 25 de noviembre, lo comentó ante los periodistas.

LEÉR MÁS  Media sanción a la nueva ley de composición y funcionamiento de la Suprema Corte

”Recibí la carta, la leí, llamé a la persona y le dije: mañana ve a ver al obispo”, contó el papa, que escribió al obispo de Granada ”para que empezara el trabajo, hacer la investigación e ir adelante”, explicó el propio Francisco.

”¿Cómo lo estoy viviendo? Con gran dolor, con grandísimo dolor. Pero la verdad es la verdad y no debemos esconderla”, reconoció Francisco.

Después, al menos otra persona, hoy de 44 años, denunció un intento de agresión sexual en el mismo entorno que remonta a 1991.

En una imagen totalmente inusual en España, el 23 de noviembre nueve curas, encabezados por el arzobispo de Granada Francisco Javier Martínez, se postraron tumbados contra el suelo de la catedral para pedir perdón por los errores cometidos en este escándalo.

Desde su elección en marzo de 2013, el papa Francisco defiende la tolerancia cero contra la pederastia, que podría haber generado decenas de miles de víctimas en el mundo y desacreditó fuertemente a la Iglesia católica. Fuente: AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here