El 24 de febrero de 1946, el entonces coronel Juan Domingo Perón, ganó las elecciones presidenciales. En un período de gran riqueza para el país, bajo su conducción, los trabajadores venían logrado grandes avances en sus condiciones de vida. Desde entonces, el peronismo se transformó en el principal protagonista de la política nacional.

En la década del cuarenta, durante la Segunda Guerra Mundial, se fue acentuando la presión de EEUU sobre la Argentina. El país se había convertido en una semicolonia británica, pero Inglaterra se debilitaba día a día por el esfuerzo bélico contra los nazis. La patronal argentina se fue dividiendo. Importantes sectores abandonaban la sumisión a Inglaterra y se sumaban a las filas proyanquis.
Braden o Perón

En mayo de 1945 llegó al país un nuevo embajador yanqui, Spruille Braden. Con una intensa actividad, directa y publica, impulsó la Unión Democrática. Allí se nuclearon las principales entidades patronales, como la Unión Industrial Argentina, la Cámara de Comercio y la Sociedad Rural; casi todos los partidos políticos opositores (la Unión Cívica Radical, el Partido Demócrata Progresista y un sector de los conservadores); un sector importante del Ejército; también el Partido Socialista de Repetto y Palacios, y el Partido Comunista. Los principales diarios también apoyaban a la Unión Democrática.

LEÉR MÁS  El gobierno provincial ultima detalles para reglamentar el uso del fracking

En la otra vereda, Perón fue adquiriendo cada vez más peso, primero desde la subsecretaria de Trabajo y Previsión y luego como ministro de Guerra. Perón venía impulsando importantes medidas favorables a los trabajadores urbanos y rurales, que enfurecían a gran parte de la patronal y le permitían ganar el apoyo obrero. Lo apoyaba otro sector del Ejército y capas patronales más débiles. Un sector del radicalismo, con estancieros ganaderos como Quijano y Leloir, y un sector de los conservadores, con Visca y Cámpora, se sumaron a sus filas.

En octubre de 1945 hubo una crisis, y Perón fue detenido. Se produjo la histórica movilización del 17 de octubre que logró su liberación, pactándose el adelantamiento de las elecciones a realizarse en 1946, fijando el comicio para el 24 de febrero. Cuando fue proclamado candidato presidencial, Perón lanzó el célebre ”Braden o Perón”.
Las elecciones más limpias del momento

En la década del treinta (o ”infame”) funcionaba el ”fraude patriótico”. Los caudillos conservadores controlaban el voto popular (votaban solamente los hombres), con todo tipo de presiones, alcohol y represión. Las elecciones del 46 fueron lo opuesto. La adhesión masiva a la fórmula Perón- Quijano impidió el fraude y la manipulación del voto.

LEÉR MÁS  De Vido llamó a la “movilización del peronismo”

En la Unión Democrática (que se creía ganadora), la fuerza política más importante eran los radicales (que pusieron los candidatos: Tamborini- Mosca), pero la militancia electoral la realizaron socialistas y comunistas. Los gastos de campaña corrieron por cuenta de la UIA y la Sociedad Rural.

La otra campaña fue de ”tiza y carbón”.Con recursos rudimentarios se escribieron miles y miles de veces los nombres de los candidatos. Perón y Quijano ganaron, con casi un millón y medio de votos. La fórmula de la Alianza opositora sacó algo más de un millón doscientos mil votos.

Bajo los primeros años de gobierno, los trabajadores siguieron obteniendo conquistas y mejorando su nivel de vida. En 1949, los asalariados obtenían más de la mitad de la riqueza producida en el país.

De esa época se recuerda un discurso de Perón que decía: ”Lo que en el fondo del drama argentino se debate, es un simple campeonato entre la justicia y la injusticia social. Nosotros conseguimos que se acabaran las negativas de los patrones a concurrir a los trámites conciliatorios promovidos por los obreros y terminamos con las infracciones sin sanción a las leyes del trabajo. ¡De cada 35 habitantes rurales, sólo uno es propietario! No andamos muy lejos cuando decimos que debe facilitarse el acceso a la propiedad rural. Hay que evitar la injusticia que representa el que 34 personas deban ir descalzas, descamisadas, sin techo y sin pan, para que un lechuguino venga a lucir la galerita y el bastón por la calle Florida, y aún se sienta con derecho a insultar a los agentes del orden porque conservan el orden que él, en su inconsciencia, trata de alterar con sus silbatinas a los descamisados”. (Discurso del coronel Juan Perón el 12 de febrero de 1946, _ durante la proclamación de la fórmula Perón-Quijano en el Obelisco. Tomado de La primera presidencia de Perón,de Hugo Gambini.)

Como puede observarse, la Alianza opositora de carácter patronal que se quiere constituir actualmente, apoyada por la Socedad Rural Argentina, sectores industriales y la Embajada de EEUU no es la primera en la historia. Lo que puede afirmarse es que llamativamente los sectores vuelven a repetirse casi exactamente.

LEÉR MÁS  El ejecutivo nacional eliminará 600 nombramientos políticos

Hoy en Argentina están en juego dos modelos, el de la justicia social con redistribución de la riqueza y el histórico proyecto agroexportador de la patronal con un pocos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here