Apartaron al fiscal Campagnoli de la investigación contra Báez

La Sala V de la Cámara del Crimen decidió ayer el apartamiento del fiscal José María Campagnoli y de la jueza María Gabriela Lanz de la investigación contra el empresario Lázaro Báez y su entorno, por haber entendido que replicaron un expediente paralelo que se tramitaba en la justicia federal por presunto lavado de dinero. También decidieron que no se anule su pesquisa, sino que sea incorporada a la causa que llevan adelante el juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan. El fallo de Cámara derivó la presión a este magistrado, que ahora deberá decidir si valida los llamados a indagatoria que pesan sobre los imputados.

En una resolución unánime, los tres camaristas –Mirta López González, Gustavo Bruzzone y Rodolfo Pociello Argerich– eludieron las cuestiones más críticas planteadas por los defensores de los acusados para pedir el apartamiento y la nulidad de todo el expediente. Aseguraron que tanto la relación de la hermana del fiscal Campagnoli –una dirigente de la Coalición Cívica– con la principal denunciante de Báez, Elisa Carrió, como la presunta manipulación de su dictamen por parte del Estudio Sáenz Valiente, vinculado al Grupo Clarín, son parte de otras investigaciones penales en curso, por lo que no se expidieron. Tampoco lo hicieron sobre la forma en la que se originó la investigación superpuesta, que según las defensas fue a partir de un expediente por administración infiel contra el financista Federico Elaskar, que luego se convirtió en uno de extorsión que lo tenía como víctima.

LEÉR MÁS  Crisis en Cambiemos: el PRO dice que los radicales "también se durmieron"

Los camaristas concluyeron que la causa deberá acumularse a la que tramita el fuero federal dado el ”vinculo de conexidad” de la supuesta extorsión como parte de la presunta maniobra de lavado de activos, y recordaron que Campagnoli, en su denuncia del 16 de abril, solicitó la inspección de las propiedades de la familia Kirchner ”para establecer la existencia de bóvedas o cajas fuertes y se disponga lo necesario para proceder a su apertura y constatación de los montos y orígenes de los valores que pudieran encontrarse”. Es decir que desde un comienzo apuntó a funcionarios nacionales como eje de su investigación, apoyada el programa de televisión Periodismo Para Todos.

El fallo defendió la actuación de Campagnoli al negar que haya ”excedido manifiestamente” sus atribuciones para investigar lavado, en lugar de acotarlas al delito de extorsión, por lo que, ”más allá de la sobreactuación de la fiscalía”, su investigación no podía ser tachada de nula. Sin embargo, más adelante debieron admitir que validaron las medidas del fiscal ”aun cuando hayan excedido el marco de una investigación por extorsión”.

Aún así, subrayaron que ”se debió acotar al máximo las diligencias que iban a circunscribir puntualmente la extorsión –que él (Campagnoli) entiende de palabra ajena al lavado de activos para seguir investigando de hecho– y fundamentar, con precisión absoluta, qué incidencia en esta investigación –extorsión– iban a tener el estudio, análisis y seguimiento –como se hizo– de otras sociedades que eran ajenas a SGI Argentina SA”.

LEÉR MÁS  La UCR criticó al Gobierno y habló de "impericia" por la banca perdida

Fuentes judiciales indicaron que hubo un debate en la Sala –propuesto por López González– para arribar a un fallo más contundente sobre la actuación del tándem Lanz-Campagnoli, pero por la necesidad de robustecer la resolución con un voto unánime se decidió no hacer hincapié en el presunto direccionamiento intencional de la investigación para avanzar en paralelo a una causa federal, sin profundizar el delito puntual de la extorsión.

Es más, ese mismo juzgado quedó a cargo de la causa inicial por administración infiel del 2012, que estaba virtualmente paralizada antes de la denuncia periodística, y un expediente por amenazas en el que a Elaskar se le dictó falta de mérito. Campagnoli no pudo retener un expediente por presunto cohecho en una licitación en el puerto de Quequén –que también vinculaba a Báez– y en el que Lanz se declaró incompetente pero el fiscal apeló.

La decisión de la Cámara obligará a Casanello a resolver qué aspectos de la investigación de Campagnoli valida e incorpora a la suya. Inclusive, si fija fecha para que Báez, los directivos de SGI y parte de su entorno sean indagados, o si rechaza el pedido de Campagnoli, ahora validado por los camaristas y que se encuentra en suspenso.

Tiempo Argentino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here