Por Sebastian Abrevaya para Pagina 12

Luego de un encendido debate entre la oposición y el canciller Héctor Timerman y tras las exposiciones de la AMIA, la DAIA, Memoria Activa y familiares de las víctimas del atentado, el kirchnerismo logró dar el primer paso para la aprobación del memorándum de entendimiento con la República de Irán, que tiene como objetivo avanzar en la investigación del atentado a la AMIA, impune desde hace 19 años. Los senadores de la UCR, el peronismo disidente y el FAP, entre otros, rechazaron el acuerdo por considerar que no va a contribuir al esclarecimiento de la causa. Entre otros puntos, criticaron la conformación de la ”Comisión de la Verdad”, advirtieron sobre una eventual obstaculización de la causa judicial y rechazaron cualquier negociación con un país que niega el Holocausto. ”La firma del memorándum es el resultado de buscar justicia para las víctimas sólo con Justicia. Por primera vez hay un compromiso por escrito con Irán que sirve para que la causa salga de la total parálisis en la que se encuentra”, fundamentó Timerman.

Durante más de seis horas, en el Salón Azul del Senado se debatió ayer el acuerdo firmado el 27 de enero en Etiopía, que consta de nueve artículos y que fue enviado al Congreso, tanto argentino como iraní, para su aprobación. El plenario de comisiones de Relaciones Exteriores, Asuntos Constitucionales y Justicia arrancó pasadas las 11 con la exposición del canciller, que fue acompañado por otros funcionarios del gobierno nacional. Al finalizar la reunión, el dictamen fue firmado sólo por el oficialismo, que con mayoría propia logró pasar a su debate en el recinto para el próximo jueves.

”Néstor Kirchner y la actual Presidenta son los únicos dos presidentes de los seis que ejercieron el cargo (desde el atentado de 1994) que incorporaron la causa AMIA en todas y cada una de sus intervenciones ante las Naciones Unidas”, empezó Timerman contextualizando la firma del acuerdo. Durante la lectura de su exposición, el ministro aseguró que se buscó apoyo internacional para hacerles saber ”a Irán y al mundo” que ”no se va a permitir la utilización de la causa AMIA para intereses geopolíticos”. ”Señores legisladores, no fantaseen más, no hay cláusulas secretas ni intereses espurios como gratuitamente lanzaron por sus medios amigos”, los interpeló el canciller, antes de pedirles que se ”coloquen del lado de las víctimas y de la Justicia y decidan si la causa AMIA avanza o sigue paralizada”.

LEÉR MÁS  Macri: “Es una locura lo que están haciendo los empresarios con los precios”

Críticas opositoras

La oposición, en cambio, reclamó que se convoque al juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, y al fiscal Alberto Nisman. Para el senador radical Ernesto Sanz avanzar sin consultarlos se trataría de ”una gravísima irresponsabilidad”. Desde el kirchnerismo, el jefe de la bancada, Miguel Pichetto, retrucó que el memorándum es un acuerdo político que involucra al Poder Ejecutivo y al Legislativo y que la Justicia deberá actuar en el marco de la causa.

Como es habitual, uno de los momentos más tensos lo protagonizó el radical Gerardo Morales, quien acusó a Timerman de ”mentirles en la cara” a la comunidad judía y a los familiares de las víctimas del atentado, de ”claudicar”, ”entregarse” e ”ir de rodillas” a Irán. Según su interpretación de los artículos 4 y 5 del memorándum, sólo si lo aprueba la Comisión de la Verdad puede ser realizado el interrogatorio por la Justicia argentina. Además, el radical acusó al oficialismo de haber cambiado de posición por aceptar la creación de una comisión, algo que había solicitado en su momento Irán.

”Lamento que haya caído tan bajo, pero no voy a responder sus insultos”, replicó Timerman, que pasó a leer parte del memorándum y reiterar que la Comisión de la Verdad emitirá informes que no son vinculantes sino que se ”tendrán en cuenta” por las partes, lo que no significa que deban acatar su opinión. Además, Timerman agregó que al referirse a ”las partes” no se involucra a la Justicia sino a los respectivos Poderes Ejecutivos que firman el texto. ”La comisión va a fortalecer la posición argentina. Será la que dé testimonio al mundo de la actitud de nuestro país. Es una garantía para las víctimas, ya que quien no quiera su presencia dará un mensaje al mundo”, explicó. El canciller sostuvo que Irán proponía la creación de una comisión, pero sin intervención de la Justicia y que no permitía que los acusados fueran indagados.

LEÉR MÁS  Hugo Moyano acordó un aumento del 25% y frenó el paro

Timerman también se cruzó con Sanz respecto de la declaración del vocero de la Cancillería iraní, que el martes sostuvo que los imputados no se presentarán a declarar: ”El canciller (iraní) dijo que se va a cumplir con el acuerdo. ¿Usted le cree más a su vocero o al canciller?”, le espetó Timerman.

El ”questioning”

Uno de los puntos más discutidos fue la redacción del artículo 5, que en su primer párrafo dice: ”La Comisión y las autoridades judiciales argentinas e iraníes se encontrarán en Teherán para proceder a interrogar a aquellas personas respecto de las cuales Interpol ha emitido una notificación roja”. El senador del FAP Jaime Linares consideró que ”la diferencia entre interrogar y preguntar tiene un valor sustancial, ya que el texto que prevalece según el convenio, en caso de dudas, es el inglés y en ningún lugar se alude a interrogatorio sino a que sólo van a habilitarse preguntas”. Timerman leyó el texto en inglés que dice ”questioning” y preguntó a los senadores si conocían un sinónimo en inglés para el término ”indagar”, utilizado en la legislación argentina. ”El valor legal de una palabra no cambia con la apreciación estilística”, remarcó el canciller.

LEÉR MÁS  El Papa y una indirecta al Gobierno por la ley de medios: “Así empiezan las dictaduras”

Otra controversia se produjo en torno de los pedidos de captura de Interpol. Timerman leyó parte de los artículos 80 y 81 del reglamento de la organización, en los cuales se establece que el pedido de captura internacional sólo puede ser anulado en caso de que lo solicite ”la Oficina Central Nacional o la entidad internacional que solicitó la publicación de la notificación”. Además, leyó parte de un intercambio con el responsable de la Oficina Central de Interpol en Argentina donde ratificaba su interpretación.

”No es ningún placer para mí sentarme con los negadores del Holocausto. Hubiera preferido no hacerlo. Yo hubiese podido negociar con Suiza o Noruega, pero no hubiera obtenido ningún beneficio con ellos. Tenía que negociar donde viven los imputados. En ningún lugar dice que confiamos en Irán. No es un problema de confianza, sino de aplicar la ley”, aseguró Timerman, ante los reiterados planteos sobre la falta de confianza del gobierno iraní argüidos por los peronistas disidentes Liliana Negre de Alonso, Sonia Escudero y Adolfo Rodríguez Saá, quien sentenció que con el memorándum se está ”violando la Constitución”.

El radical Mario Cimadevilla protagonizó otro de los contrapuntos fuertes al acusar al Gobierno de ”lograr la impunidad de los ciudadanos iraníes”. El chubutense sostuvo que, como la Comisión dictará sus reglas de ”procedimiento” y no de ”funcionamiento”, se la facultará para modificar el Código Procesal. Mientras Timerman le pedía que no interrumpiera su respuesta, Cimadevilla lo acusaba fuera de micrófono. ”No me interrumpa senador, deje los deditos abajo”, le recomendó por último. Para descomprimir, intervino con humor el kirchnerista Marcelo Fuentes: ”Si alguna vez me pierdo en un bosque me gustaría tenerlo como compañero a usted, porque con un palito hace una hoguera. Me hace acordar a McGyver”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here