Alta corrupción en AySA: investigan a constructoras por su vínculo con el ex director

Cinco constructoras están siendo investigadas por el juez Casanello por sospecha de vínculos con Carlos Ben, ex director de AySA

Un grupo de constructoras están siendo investigadas por el juez Casanello sospechadas de ser “favorecidas” por el ex director de AySA, Carlos Ben quien tiene una causa por “asociación ilícita”.

El juez Sebastián Casanello incorporó a la investigación a cinco firmas que obtuvieron contratos de menor envergadura, pero se sospecha que sin cumplir con los requisitos administrativos de rigor y que sortearon varias instancias “por los presuntos vínculos con Ben”.

Las firmas sobre las que pidió el legajo ante la Inspección General de Justicia (IGJ) son Graciela De La Fuente, Martínez De La Fuente, CyE Constructora y Enacsat.

Las primeras pistas sobre estas empresas indican que al menos dos de ellas, tienen “relación directa con Ben, una de las responsables de De La Fuente era vocal en la Cámara de la Construcción, mientras que Enacsat está relacionada al dos de Ben”. El ex subdirector de AySa es Raúl Biancuzzo sobre quien el juez Casanello pidió a la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA) a cargo del fiscal Sergio Rodríguez, una investigación patrimonial, medida que incluye a Carlos Ben. La sospecha es que ante un posible cobro de sobornos, podrían haberse derivados fondos a sus patrimonios o al de sus respectivos grupos familiares.

Según cuenta el diario Clarín, la esposa e hijas de Ben cuentan con un firma off shore en Panamá, bajo la denominación Embry Investment SA (compañía Nª 773158), y en ella figura como directora y presidente María Cristina Cafolla, esposa de Ben, y sus dos hijas, cada con dos cargos: secretaria y directora Soledad Ben y tesorera y directora Vanesa Ben. El grupo familia tiene en Argentina constituida la sociedad Cirfrán SA dedicada a la administración fiduciaria y a la construcción.

Bajo investigación en esta causa, también está Odebrecht que construyó la planta Paraná de Las Palmas, obra que se le adjudicó a un costo que superó el valor de licitación en un 25%: más de 2.200 millones de pesos. Las demás firmas que integran el consorcio son Benito Roggio, Supercemento SA, José Cartellone Construcciones Civiles SA y también se ven envueltas en la causa por sobreprecios para beneficiar a funcionarios.

Deja un comentario